Logo La República

Miércoles, 21 de agosto de 2019



FORO DE LECTORES


Cuando un amigo se va …

José María Penabad López [email protected] | Viernes 26 julio, 2019

Miguelito

Increíble pero cierto. Nos ha dejado, se fugó a la eternidad el admirable/admirado despertador de cada mañana desde las páginas de LA REPULICA. Falleció, honorablemente, cuerpo entero, Miguel Angel Agüero, editor/creador de la prestigiosa página La Machaca, examen diario y positivo del devenir costarricense.

Los lectores quedan huérfanos y la verdad en silencio. Cuando un amigo se va / queda un espacio vacío / que no lo puede llenar / la llegada de otro amigo. La originalidad del “Machaco” sostiene el principio universal, claro, de los derechos de autor. Ni un antes, ni un después. Dominio de época y aplauso perenne.

Agüero por dentro fue el tico clásico de la Costa Rica profunda. Conocedor de su tierra y orgulloso de sus frutos. Retranca de cantares típicos y vocero de sus cualidades. Cuando un amigo se va / galopando su destino / empieza el alma a vibrar / porque se llena de frío.

Más que dura recriminación, LA MACHACA era alerta, perdón y no ira, voluntad de conmiseración y no deseo brutal de castigo. Lo dejó dicho Benjamin Franklin: escribir los agravios en el polvo y la buenas palabras en el mármol. Ese fue el Norte de Agüero, jamás ofensa ni maltrato. Atención al hecho.

Y, sobre todo, independencia de criterio. Al margen de los amigotes, de la politiquería y de los políticos. El ex presidente Óscar Arias invitó a Agüero para que lo acompañase, y fue, a recibir el premio Príncipe de Asturias en Oviedo. Asistió con José María Figueres a comerse un tamal en casa del periodista anfitrión Levi Vega.

Y la Presidenta Laura Chinchilla estuvo presente la noche en que la UCR honraba a Miguel Angel. Siempre vara cívica de medir, no loas, cuando la ocasión apareció para referirse a tan importantes figuras.

Cuando un amigo se va / queda un tizón encendido / que no se puede apagar / ni con las aguas de un río. Miguel Ángel era un autodidacta. Y vivía cada día al pie de los aconteceres mundiales. En un viaje personal a España, me pidió que le trajese las entonces recién publicadas, voluminosas, Memorias de Santiago Carrillo, ex secretario general del PCE. Carrillo fue uno de los escogidos arquitectos de la Transición española de la Dictadura a la Democracia. Interesado, Agüero, en conocer opiniones y acciones de los protagonistas de tan singular episodio.

Procedente de su natal Golfito, Agüero se incorporó a la cotidiana tertulia de la Soda Palace donde oficiaban como sacerdotes expertos Moncho Coll y Juanito Martín, preferente el tema futbolístico. Allí nos conocimos y amigablemente discutimos. Eran unos años de la Costa Rica bucólica bajo el “reinado” de Don Pepe. Y me surgió la oportunidad de ser propietario de LA HORA, diario. Agüero ocupó la jefatura de Deportes. También me siguió cuando pasé del vespertino a la dirección de EXCELSIOR. Cuando un amigo se va / se detienen los caminos / y se empieza a rebelar / el duende manso del vino.

Me siento --- presumo --- padre/tutor de Miguel Ángel desde la cuna hasta la mayoría de edad profesional. Fue un adulto precoz, pronto pisó fuerte y caminó firme. Despegó sus alas y cubrió espacios creativos de muy atractivo contenido periodístico. Los vaivenes seudo económicos nos regresaron a La Prensa Libre, de donde este mortal había partido.

Para innovar y acaso disfrutar de los juegos de la actualidad de aquel tiempo tuvimos la ocurrencia, en LPL, de inventar LA PURRUJA una sana manera de enfrentar los aires salpicantes que se iban sucediendo en el país.

No hubo duda, Agüero era el indicado para comandar el desafío. Y triunfó . Tal fue la sensación que irradió rápida atracción. Llovieron irresistibles ofertas --- país de libertades --- y Miguel Ángel trasladó su taller mental a LA REPÚBLICA donde inauguró La Machaca formidable ejemplo de estilo directo, respetable e indispensable en la dieta informativa del costarricense por tantos años …!!!

La naturaleza dicta normas irremediables. Falleció El Machaco, dicho cariñosamente, cuando florecían sus mejores ideas/ideales en defensa de los más viables caminos de progreso nacional. Cuando un amigo se va / se queda un árbol caído…


Adiós amigo Miguel Angel Agüero … te adelantaste .