Enviar
Cuándo cruzar fronteras

Ante la posibilidad de trabajar en el exterior se deben valorar los factores laborales y personales para tener una experiencia positiva

Melissa González
[email protected]


La experiencia y los conocimientos que se pueden adquirir trabajando fuera del país de origen pueden ser muy enriquecedoras para los gerentes o directivos, así como beneficiosas para las empresas que los contratan.
Sin embargo, tomar esta decisión requiere una evaluación para que la experiencia sea sinónimo de crecimiento.
Entre estos aspectos están los gastos que pueden o no estar incluidos dentro del paquete de compensación, como casa, carro o educación de los hijos.
En ocasiones las empresas asumen el 100% de estos, en otras no lo hacen, pero el salario y otras condiciones son favorecedoras, si no, se recomienda negociar desde un principio las condiciones.
“Cuando la empresa ofrece la oportunidad de moverse por desarrollo y asume todos los gastos, los gerentes no tienen casi opción de negarse, incluso se le podrían cerrar algunas puertas”, expresó Humberto Quirós, especialista en recursos humanos y socio director de la empresa Head Count Partners.
La seguridad del país, así como el costo de la vida o la calidad de la educación son aspectos fundamentales para que la experiencia sea exitosa.
“En este momento yo estaría dispuesto a moverme a un país como Canadá, por ejemplo, un lugar que me va a asegurar el futuro de los estudios de mis hijos”, comentó Quirós.
En cuanto a la preparación psicológica se recomienda llevar una mentalidad flexible ante el cambio cultural, pero sin perder los valores, a criterio de Luis Diego González, psicólogo.
“Tampoco se debe llevar una mentalidad idealizada, hay que ir con metas y sueños, pero no se debe pensar que todo va a ser fácil, ningún comienzo es fácil, hay que ir preparado y con muchas ganas de enfrentar los retos”, agregó González.


Experiencia positiva

Federico Hernández, director general para B-Mart en Costa Rica, trabajó dos años en Miami y la experiencia fue positiva.
“Tomé la decisión primero por la remuneración y después por la superación al obtener mayores conocimientos en un puesto regional a nivel de Centroamérica, me dio mucha madurez, te hace ordenarte mucho”, comentó.
En el caso de Hernández tuvo que lidiar con la soledad desde el punto de vista del compañerismo, que no es igual al sentir latino, así como la separación familiar, sin embargo considera que se le abrieron muchas puertas.
Entre los beneficios, tuvo la ayuda para ubicar un lugar para vivir.



Mejor profesional

Walter Hernández, gerente de Mercadeo y Negocios de Financiera Desyfin, dijo que ser un gerente expatriado implica un crecimiento personal al tener que desarrollarse en un nuevo ambiente.
“La mezcla de todas las condiciones hacen que la persona desarrolle sus habilidades y estas lo conviertan en un mejor profesional”, expresó.
Además considera que el salto no debe darse cuando no se tiene la preparación, “la persona debe ser consciente de sus capacidades y limitaciones”. Además de las condiciones laborales, hay factores personales muy importantes como la familia, donde el sacrificio de trasladar algunos y dejar a otros es un elemento muchas veces difícil de manejar, comentó.


Ganarse esta posibilidad

“Cuando se trabaja en una empresa con enfoque global, se ha alcanzado cierto nivel dentro de la estructura organizacional y se ha tenido un buen nivel de desempeño, hay que estar preparado para la posibilidad de trabajar en el exterior. Esta opción debe ser bien analizada y poner en la balanza aspectos como el traslado con o sin la familia, condiciones del idioma, de la alimentación, de los aspectos económicos, sociales y de la cultura en general del país destino. Por otro lado, hay que considerar cómo puede impactar en la carrera laboral si no acepta el ofrecimiento”, expresó Wilberth Campos, director de Recursos Humanos de Bridgestone Firestone de Costa Rica.
Ver comentarios