Enviar
Martes 10 Noviembre, 2009


La viabilidad de la pesca sostenible y responsable depende de la sustitución o erradicación definitiva de artes de pesca poco selectivas, que provocan consecuencias negativas como el deterioro ambiental de especies no objeto de la pesca

¿Cuán importante es la pesca sostenible en el país?

Costa Rica es uno de los destinos preferidos por los turistas, solo hasta agosto de 2009 el país recibió 1.365.277 visitantes, colocándose como el número uno en Latinoamérica, según el Indice de Competitividad y Atractivo Turístico que elabora el Foro Económico Mundial.
Son muchas las atracciones que motivan al turista a visitar Costa Rica, como la pesca deportiva turística, por la cual han ingresado 260.264 visitantes entre 2006 y 2008, de acuerdo con datos del Instituto Costarricense de Turismo (ICT).
Sin embargo, preocupa la cifra que indica una disminución en la llegada de turistas interesados en practicar la pesca deportiva en el país, ya que pasó de 94.312 personas en 2007 a 76.021 para 2008.
Esta baja en la visitación podría explicarse por el impacto que trae consigo la práctica desmedida y sin control de la pesca comercial, sea cual sea su volumen, ya que esto afecta la biodiversidad marina y la recuperación de especies. Las malas técnicas que se emplean para la captura de especies comerciales, han repercutido en la pesca que no es de interés comercial o que llama la atención de los turistas, como es el caso de las especies picudas.
Por esto la Federación Costarricense de Pesca Turística (FECOPT), busca entablar proyectos que procuren la conservación y el desarrollo de la pesca sostenible, a través del establecimiento de Areas Marinas para la Pesca Responsable, una modalidad diferente a la declaratoria de Parques Nacionales, ya que esta distinción contempla una total restricción de los recursos marinos, afectando por completo a pescadores artesanales y el desarrollo de las comunidades costeras.
La pesca responsable y sostenible, no solo preserva la subsistencia de las especies sino que busca que el pescador no se vea afectado por las medidas de protección que se tomen para cumplir con la conservación y que más bien se involucre y contribuya con la subsistencia de los recursos.
Iniciativas promovidas por FECOPT plantean convertir al pescador artesanal en un celador de los recursos marinos, con la educación en técnicas adecuadas de pesca que permitan asegurar la presencia de especies marinas y el mantenimiento de la actividad económica.
Entre los proyectos para buscar el establecimiento de una pesca responsable y sostenible, destaca la declaratoria de Golfo Dulce como un Area Marina de Pesca Responsable, zona que goza de ser una de las áreas más conservadas en Costa Rica.
El área cuenta con zonas protegidas como la Reserva Forestal de Golfo Dulce, el Parque Nacional Piedras Blancas y la Península Burica, además de condiciones que resultan idóneas para diversas especies marinas.
Como parte de las acciones llevadas a cabo en conjunto con el Instituto Costarricense de Pesca y Acuicultura, se logró que el sector camaronero, de forma unánime y voluntaria, fuese parte del proceso de concertación y conservación del área y apoyara decididamente la salida de las embarcaciones de ese sector.
De esta manera, la zona de Golfo Dulce se convierte inmediatamente en un área en la cual sus recursos son utilizados para la pesca artesanal (beneficiando a 160 pescadores), la pesca deportiva y turística, actividades que no producen un impacto negativo en la conservación de los recursos marinos.
Para llevar a cabo un uso sostenible del área, se debe impulsar un plan que brinde orden de la pesca, mantenimiento de la biodiversidad, además de generar calidad y disponibilidad de los recursos pesqueros para presentes y futuras generaciones, garantizando la seguridad alimentaria, alivio de la pobreza y crecimiento sostenible de la pesca turística.
La viabilidad de la pesca sostenible y responsable, depende de la sustitución o erradicación definitiva de artes de pesca poco selectivas, que provocan consecuencias negativas como el deterioro ambiental de especies no objeto de la pesca.
Por las razones expuestas, los costarricenses debemos defender los ideales de una pesca responsable y sostenida, para garantizar el recurso marino no solo para la actividad turística, sino también de quienes anhelan la conservación de las especies y el desarrollo económico.

Donald McGuinness Sarkis
Presidente de FECOPT