Claudia Barrionuevo

Claudia Barrionuevo

Enviar
Lunes 7 Noviembre, 2011


¿Cuál programa de gobierno?


Cuando empieza la campaña electoral los candidatos de los diferentes partidos y su equipo están preocupados por muchísimos aspectos de estrategia política, pero a ninguno le quita el sueño lo que debería ser el centro de su campaña: el programa de gobierno.
Siempre algún partidario se ofrece para elaborarlo y aunque tenga la mejor voluntad para hacerlo bien, suele estar solo. Seguramente consultará con quien él considere experto en los temas que le son ajenos. Es posible que lea otros programas de su partido y de los otros para inspirarse. Sin duda copiará párrafos de documentos públicos.

El programa de gobierno es visto por los equipos que aspiran a gobernar como un requisito legal que da mucha pereza. No existen foros de discusión antes o después de la campaña entre nuestros dirigentes. Como su objetivo es clarísimo (alcanzar el poder) los trámites impuestos por el Tribunal Supremo de Elecciones no significan más que eso: exigencias burocráticas.
Al llegar al gobierno, la mayoría va navegando a punta de instinto, continuismo o ruptura del mismo, atento a las fuerzas políticas en pugna, a las encuestas, a las presiones de los poderosos y a las protestas populares. Cuando un presidente impone una decisión política desatendiendo todos estos aspectos es porque de alguna manera se verá beneficiado, nunca porque responda a su visión de país: no la tiene.
En Costa Rica existen estudios muy serios y reveladores sobre todos los aspectos que la conforman. El informe anual del Estado de la Nación permite conocer y comparar (desde hace años) la situación del país en los aspectos más trascendentales.
El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo elabora también cada tres o cuatro años un informe de la Región centroamericana.
Así mismo, la Escuela de Estadística de la Universidad de Costa Rica realiza y hace públicos diversos estudios sobre los más variados aspectos nacionales.
Expertos, intelectuales, analistas, ideólogos y profesionales de las ramas más diversas participan en la elaboración de estos informes cuyo objetivo principal es facilitar la discusión nacional sobre cada uno de los temas que abordan.
Es muy fácil acceder a estos informes: se obtienen gratuitamente y parte de su contenido es publicado por los periódicos nacionales.
Sin embargo, parece ser que los que viven en el mundo político están más preocupados por mantener su cuota de poder, por tratar de limpiar la cara de su partido de la inmensa cantidad de lodo que aportan muchos de sus dirigentes o por negociar aspectos meramente personales, antes que plantear discusiones de forma sobre el destino del país.
Quienes acusan a este gobierno de no tener rumbo deberían explicar qué camino tuvieron los anteriores. A mi parecer ninguno. Hace décadas que los políticos no piensan en una visión de país y asumen los programas de gobierno como una tarea inútil para sus fines. Así estamos.

Claudia Barrionuevo
[email protected]