Enviar

Centroamérica no cuenta con recursos para alejar al narcotráfico de la zona como sí los tienen Colombia y México. El gobierno actual y el futuro no pueden ignorar esta situación ni su obligación al respecto

Cuál estrategia y con cuáles recursos

El narcotráfico, esa calamidad que se fortaleció y adquirió experiencia y estructura de “trabajo” en Colombia y luego, al sentirse fuertemente perseguida en ese lugar se desplazó a México donde también se combate ahora con energía, ha puesto ya sus ojos en Centroamérica, donde probablemente siente que puede continuar con menos persecución.
En ambos países había encontrado terreno propicio para desarrollar sus acciones e infiltrarse: pobreza, pérdida de valores, corrupción, territorios donde esconder mercadería y débiles controles financieros y policiales.
Sin embargo, mediante acciones desarrolladas con ayuda económica y tecnológica de Estados Unidos, tanto en Colombia como luego en México se le asestaron duros golpes a la narcomafia dificultando sus movimientos. Eso los ha llevado hacia Centroamérica buscando de nuevo donde trabajar con mayor comodidad y sin riesgos.
La pregunta en este caso es cómo reaccionará el istmo y con la ayuda de quién, puesto que no tiene recursos de ningún tipo suficientes para alejar de aquí a los narcotraficantes. La ayuda tanto económica como tecnológica y de inteligencia debe venir justamente de los grandes países en donde está la gran demanda, fuente de la desgracia al ser un consumo prohibido. La clandestinidad genera la magnitud del negocio.
Podría haber sido uno de los principales empeños del actual gobierno, utilizando el nombre de nuestro Nobel de la Paz para lograr los recursos y las acciones de apoyo para la paz y la seguridad en Costa Rica y en Centroamérica. Pero no sucedió así. Al contrario, se deja pasar un valiosísimo tiempo permitiendo la mayor penetración y estructuración del narcotráfico en el país. Ni siquiera se ejerce la presión demostrada hacia otros objetivos en que se apruebe la ley pendiente en la Asamblea en ese sentido.
Desde luego que la tarea no es fácil. Pero cuando se acepta gobernar un país se hace con todas las consecuencias, buenas, regulares y malas que eso conlleve. Y esta es la tarea que espera a quienes hoy despliegan sus mejores esfuerzos para ganar las precandidaturas y luego la presidencia de la República. ¿Cuál es la estrategia de cada uno (una) y con cuáles recursos para alejar efectivamente al narcotráfico de Costa Rica? Tienen la palabra.
Ver comentarios