Enviar
Critican mano dura de Cameron

Las duras condenas de cárcel a algunos de los participantes en los disturbios, por comentarios en Facebook o robar unos pantalones, están causando polémica en el Reino Unido, donde el Gobierno lo defendió ayer como necesaria medida disuasoria.
Los cuatro años a los que han sido sentenciados dos jóvenes por enviar mensajes en Facebook animando a provocar altercados o los cinco meses que pasará entre rejas una mujer que aceptó unos pantalones robados han causado críticas entre la clase política británica y activistas de derechos civiles.
El Gobierno de coalición evidenció ayer además nuevas fricciones, al criticar los liberaldemócratas unas sentencias que consideran exageradas, mientras el primer ministro, David Cameron, aboga por la mano dura.
"Los tribunales están enviando un mensaje de dureza, y creo que es bueno que puedan hacer eso. Lo que pasó en nuestras calles fue espantoso, y la Justicia debe dejar muy claro que no será tolerado", afirmó el "premier".
David Cameron argumentó que la Justicia debe utilizar las sentencias para disuadir a los jóvenes de volver a cometer nuevos actos de vandalismo.
En la misma línea se expresó el juez del tribunal de Chester (noroeste de Inglaterra) que sentenció a los dos jóvenes a cuatro años de cárcel por publicar mensajes en Facebook.
El magistrado Elgan Edwards afirmó que espera que la pena resulte una medida "disuasoria", mientras un responsable policial de la ciudad, Phil Thompson, adujo que es "fácil de entender" la dureza judicial con ambos jóvenes, de 21 y 22 años, "si se considera el impacto que tuvo la tecnología en la organización de los disturbios".
Roger Smith, portavoz de la organización progresista Justice, aseguró a Efe que las sentencias que se están dictando "son completamente desproporcionadas" y crearán "un problema a más largo plazo".
El activista señaló que en el futuro la Justicia británica tendrá que enfrentarse a nuevos casos que generarán alarma social, por lo que no puede subir el listón de la dureza judicial hasta cotas "insostenibles".
Desde que estalló la ola de actos vandálicos el sábado 6 de agosto en el barrio londinense de Tottenham, la policía ha arrestado a casi 2.800 personas en diversas ciudades de Inglaterra, de las cuales 1.277 han recibido cargos.
Una vez se apagaron los disturbios el 10 de agosto, el sistema de Justicia ha comenzado a dictar sentencias rápidamente y muchos de los casos se han elevado directamente desde tribunales locales a instancias superiores, con capacidad de dictar sentencias más duras.
La polémica se ha suscitado a raíz de procesos como el de una mujer, madre de dos hijos, condenada a cinco meses de prisión por aceptar unos pantalones que sabía que habían sido robados de un centro comercial en Manchester.
También está el caso de un londinense de 23 años que robó botellas de agua en un supermercado por valor de cuatro euros y ahora afronta una pena de seis meses de prisión, o el de un chico de 22 años que podría ser encarcelado por sustraer dos cucharadas de helado.

Londres
EFE
Ver comentarios