Crisis de Ucrania hace de UE un aliado indeciso
La UE, que afirma que Rusia apoya la insurgencia, acordó imponer las primeras sanciones en marzo de 2014. Bloomberg/La República
Enviar

Crisis de Ucrania hace de UE un aliado indeciso

Mikheil Saakashvili, ex presidente de Georgia, cuyo país fue invadido por Rusia en 2008, reveló ante un público de ucranianos lo que Vladimir Putin pensaba de su país.
“Tuve 36 encuentros con Putin”, dijo Saakashvili en una visita a la ciudad ucraniana de Lviv en agosto, cinco meses después de la anexión de Crimea. “En prácticamente todas ellas, repitió que Ucrania no es un verdadero estado sino territorio ruso. Llegará hasta donde se lo permitan”.


En momentos en que se acuerda en Ucrania un alto el fuego que da a Putin gran parte de lo que pretende, estos comentarios son un recordatorio de cuán atrapado sigue estando el país entre el peso de la historia rusa y la fuerza de la economía europea. En esta encrucijada, el relato de Putin respaldado por los recuerdos de la Guerra Fría se asocia a líderes poco dispuestos a cortar los lazos con un importante socio comercial y proveedor de energía.
“A algunos estados miembros de la UE no les importa tanto Ucrania”, dijo esta semana Paul Ivan, ex diplomático rumano que actualmente trabaja en el Centro Europeo de Política de Bruselas.
El escenario del conflicto es la región de Donbas en el este de Ucrania y las ciudades de Donetsk y Luhansk. Los separatistas pro-rusos quieren instaurar un estado autónomo porque dicen que el gobierno ucraniano de Kiev está tratando de suprimir su idioma y cortar los lazos con Rusia. Casi 5.500 personas han muerto en los combates desde abril, según Naciones Unidas.
La UE, que afirma que Rusia apoya la insurgencia, acordó imponer las primeras sanciones en marzo de 2014.
El acuerdo de alto el fuego firmado en Minsk la semana pasada, que entró en vigencia ayer se concretó después de 19 horas de conversaciones.
Los adversarios de Putin no se “hicieron ilusiones” después del acuerdo, que ofreció sólo una “débil luz de esperanza”, señaló Merkel.
Durante las conversaciones sobre la mejor manera de manejarse con Putin, varios países dijeron que, si bien las sanciones tienen incidencia en la economía rusa, estas no cambiarán la política del Kremlin, manifestó un alto diplomático de la UE, que habló a condición de que no se revelara su nombre porque las negociaciones aún no han terminado.
El banco central ruso ha dicho que la economía podría contraerse 3,2% interanual en el primer semestre de 2015 debido a la combinación de las sanciones impuestas por Estados Unidos y la UE y la caída del precio del petróleo.
Al mismo tiempo, el 85% de los rusos aprueba las acciones de Putin como presidente, concluyó el Centro Levada en una encuesta a 1.600 personas publicada el mes pasado.
El conflicto ha golpeado a una economía ya frágil, que es más importante para Rusia, si se toman en cuenta las estadísticas. Ucrania representa el 4,7% del comercio ruso y el 0,4% del comercio de la UE, de acuerdo con las cifras que reunió Bloomberg.
Ucrania devaluó su moneda un 31% el 5 de febrero para tratar de lograr más apoyo del Fondo Monetario Internacional.
El presidente Poroshenko debe vérselas con la corrupción y una administración de la economía de estilo soviético, dijo Kibita, que creció en el seno de una familia de habla rusa del oeste de Ucrania.
“Si se quiere terminar con el conflicto, hay que conectar al gobierno ucraniano con el pueblo”, señaló. “El problema está dentro de Ucrania y Putin lo sabe”.

Bloomberg Business


Ver comentarios