Logo La República

Lunes, 17 de enero de 2022



GLOBAL


Crisis de Puerto Rico trae debate sobre su estatus

EFE | Jueves 13 febrero, 2014



Crisis de Puerto Rico trae debate sobre su estatus

El eterno debate sobre el estatus político de Puerto Rico se está reavivando en la isla caribeña, donde la economía insiste en contraerse y las autoridades trabajan contrarreloj para lograr liquidez que le permita hacer frente al pago de su deuda, recién degradada a bonos "basura".
"Mi Gobierno enfrenta los problemas para resolverlos, no para posponerlos. Puerto Rico está en control de su futuro; sabe cuál es la estrategia correcta y quiere luchar por el éxito", dijo ayer el gobernador de Puerto Rico, Alejandro García Padilla.
En una reunión con empresarios, el gobernador, que evita entrar en el debate del estatus, añadió que "si una lección debemos aprender de la actual situación económica y fiscal es que lo más fácil no es necesariamente lo bueno".
"Llega el día en el que hay que pagar por los excesos", apuntó el gobernador, cuyo equipo financiero ultima el regreso a los mercados a buscar financiación, aún a sabiendas de que los intereses exigidos serán muy elevados, dignos de un emisor que acaba de ser desterrado al grado especulativo.
Así, la semana próxima el Senado podría tener lista la legislación que permitirá al Gobierno de este Estado Libre Asociado a EE.UU. pedir prestados hasta $3.500 millones a través de la emisión de obligaciones generales.
Aunque la idea es recaudar unos 2 mil millones, se ha decidido pensar en 3.500 para que los bancos a los que se ha encargado la colocación (Barclays, RBC Capital Markets y Morgan Stanley) tengan margen de actuación en función de la demanda.
Esos fondos ayudarán a Puerto Rico a hacer frente a los pagos que se le echan encima tras la degradación de su deuda, algo que también está obligando al Gobierno a revisar y recortar gastos, aunque el gobernador insiste en que no despedirá a empleados públicos, pese a que la Administración es de largo el principal empleador de la isla.
Puerto Rico, que acumula una deuda de $70 mil millones, lleva ya casi ocho años en recesión y la economía no da muestras claras de mejorar: En diciembre se contrajo un 5,2% respecto al mismo mes de 2012, con lo que encadenó trece meses de descensos.
Otro frente que preocupa es el éxodo masivo de la población joven y más preparada, que suele mudarse a EE.UU. ya que los puertorriqueños tienen ciudadanía estadounidense.
En este contexto, el eterno debate sobre el peculiar estatus político de Puerto Rico está reavivándose, ya que son muchas las voces que consideran que es el principal causante de la crisis socioeconómica de la isla.
Por ello, los cada vez más partidarios de que Puerto Rico se convierta en el estado número 51 de EE.UU. celebraron la presentación en el Senado federal de una propuesta que fija el procedimiento para esa hipotética admisión, siempre que así lo decidan los puertorriqueños en una consulta previa avalada por Estados Unidos.
La propuesta ha sido presentada por Martin Heinrich, miembro de la mayoría del Partido Demócrata en el Senado y que forma parte de la Comisión de Energía y Recursos, que tiene jurisdicción sobre los asuntos del estatus de Puerto Rico.
En la anterior consulta sobre el estatus en Puerto Rico, los votantes se inclinaron por convertirse en un estado más de EE.UU., en un referendo impulsado por el partido de la oposición, que es anexionista, y muy contestado por lo complicado del planteamiento de las preguntas que se hacían.


San Juan/EFE





© 2022 Republica Media Group todos los derechos reservados.