Enviar
Oscar Hernández Moreira

Analista de la división de supervisión de mercados e intermediarios de la Superintendencia General de Valores

Crisis ya maduró en el país

Han pasado 18 meses desde que estalló la crisis financiera internacional y hemos sido testigos, como pocas veces, de la magnitud y alcances de dicho fenómeno. Se ha mencionado en los medios de comunicación los principales elementos que han contribuido a que se diera esta crisis, tales como: los fuertes desbalances macroeconómicos de las grandes economías, burbuja inmobiliaria (hipotecas subprime), inadecuado manejo del riesgo, fallos en la regulación financiera y exceso de confianza (o desinformación) por parte de los inversionistas.
Costa Rica no ha estado exenta de los efectos colaterales de esta coyuntura, por lo que la economía evidencia el impacto del difícil entorno internacional. A nivel macroeconómico, en los últimos meses se ha dado una desaceleración en el crecimiento del sector productivo. Según cifras preliminares del Banco Central, es probable que no haya crecimiento económico este año. Los expertos internacionales pronostican que la crisis se mantendrá durante este año y que la recuperación estaría iniciando en el 2010 a medida que las grandes economías reactiven sus mercados.
Según datos del Índice Mensual de Actividad Económica (IMAE); la disminución de la actividad económica doméstica experimentada a partir del segundo semestre de 2008, ha estado impulsada principalmente por la menor tasa de crecimiento de las empresas del régimen de zona franca, la industria de perfeccionamiento activo, las empresas manufactureras (grandes y medianas), el sector agrícola y el estancamiento de la actividad de construcción debido a la paralización de proyectos inmobiliarios ligados al capital extranjero.
El sector financiero ha lidiado con la escasa liquidez de los últimos meses, lo que se ha visto reflejado en un aumento de las negociaciones de los intermediarios financieros en el mercado interbancario. De igual manera, el sector bursátil ha resentido la menor liquidez, de ahí que los puestos de bolsa acudieran al mercado de liquidez para obtener los recursos necesarios para sus volúmenes de negociación.
La respuesta del Banco Central ha ido en la dirección de solventar los problemas de liquidez a través de: líneas especiales de crédito, compra de títulos valores y participación activa en las operaciones de reporto tripartito. SUGEVAL, por su parte, recientemente aprobó el “Reglamento de gestión de riesgos” mediante el cual se pretende contribuir a mejorar el manejo del riesgo en nuestro mercado de valores.
Ver comentarios