Enviar
Crisis se tiñe de verde
La recesión económica obliga a revisar gastos de energía, lo que provoca que los consumidores sean más ecológicos

Los consumidores del planeta prestan más atención al impacto de su modo de vida sobre el medio ambiente, una toma de conciencia estimulada por la crisis económica que obliga a revisar sus gastos en energía, según un amplio sondeo.
La revista National Geographic y el instituto de sondeos Globescan realizaron por segundo año consecutivo una investigación en Internet con 17 mil consumidores de 17 países, evaluando su comportamiento en cuatro terrenos: vivienda, transporte, alimentación y productos de consumo.
India, Brasil y China son los que tienen los mejores puntajes en el estudio, que creó un índice global bautizado Greendex 2009 (Indice Verde).
Los estadounidenses y los canadienses son la alerta roja de la clasificación en términos de impacto de su modo de vida y de consumo sobre el medio ambiente, mientras que los españoles, alemanes y franceses realizan progresos.
En Rusia y México la situación se deterioró un poco con relación al año pasado.
La recesión económica jugó un gran papel en la modificación de los comportamientos en la mayoría de los países, observaron los autores de la investigación.
“La crisis económica parece haber sido una buena noticia para el medio ambiente”, dijo Terry Garcia, vicepresidente de National Geographic, en una conferencia de prensa en Washington.
“¿Pero estos cambios positivos en los comportamientos seguirán tras la recuperación económica? Esperamos que las actitudes ecológicas que los consumidores adopten para ahorrar se conviertan en parte integrante de su modo de vida”, añadió.
El 80% de las personas consultadas explicó que la principal razón para reducir su consumo de energía fueron los costos.
Una gran mayoría (55%) se manifestó “muy preocupada por los problemas ecológicos”, mientras que al 14% no le importaban en absoluto. Seis de cada diez consumidores creen que se debe consumir menos para preservar el medio ambiente para las generaciones futuras.
Es en el terreno de la vivienda donde se observaron las mayores mejoras: indios, chinos, mexicanos, españoles y franceses avanzaron en cuanto al ahorro de energía en sus hogares.
Los brasileños lideran en este sector: son quienes usan más a menudo energías renovables para la electricidad.
En el transporte son los chinos los que se llevan las palmas: el 85% de ellos explica haber usado más su bicicleta o caminado debido al incremento de los precios de los combustibles.
El estudio observa que los consumidores de los países en desarrollo gastan de todas formas menos en la vivienda o el transporte, porque “generalmente tienen residencias más pequeñas” o “caminan más, usan más la bicicleta o los transportes públicos”.
En el transporte son los estadounidenses quienes están últimos, aunque redujeron fuertemente la cantidad de kilómetros que recorren en automóvil, mientras que los brasileños (sétimos) son aficionados a compartir el automóvil.
En materia de alimentación, los estadounidenses realizaron grandes avances, al reducir su consumo de botellas de agua y aumentando sus compras de productos locales.
En cuanto a los productos de consumo, se observa una caída general de las compras para la casa.
El reciclaje mejoró en Australia, Canadá, Francia y Alemania, mientras que en Estados Unidos apareció una nueva tendencia: la de reparar los objetos rotos.
La encuesta consultó a un millar de personas en Alemania, Argentina, Australia, Brasil, Canadá, China, Corea del Sur, España, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, Hungría, India, Japón, México, Rusia y Suecia.

Washington
AFP
Ver comentarios