Enviar
Dramática caída de ingresos tributarios obligaría al Gobierno a recortes
Crisis golpea al sector público

• Instituciones deberán ajustar gastos a las previsiones de crecimiento del PIB

Wilmer Murillo
[email protected]

La crisis internacional ya comenzó a tocar las finanzas gubernamentales, al punto que será necesario ajustar los planes de gastos para este año.
El presupuesto nacional de 2009 fue elaborado a partir de una expectativa de crecimiento económico del 4%, sin embargo posteriormente fue necesario efectuar una revisión y se decidió reducir la previsión a un 2,2%.
Ahora será necesario reducir en esa misma proporción todos los presupuestos de las instituciones públicas.
“Es la contribución que dará el sector público para enfrentar la crisis financiera internacional”, dijo Guillermo Zúñiga, ministro de Hacienda.
Aunque la noticia positiva es que estas medidas no llevan implícitos recortes de personal, todas las transferencias a entidades públicas también se revisarán a la baja.
Por ejemplo, se reducirían las transferencias a la Corte Suprema de Justicia y el Fondo Nacional de Vialidad, así como las transferencias originadas de impuestos a los cigarrillos y bebidas alcohólicas, lo que afectará entidades de bien social, como Fondo de Asignaciones Familiares (Fodesaf).
Las medidas que aún se están valorando son el resultado de la dramática caída de la recaudación de los impuestos, en especial el de ventas, que llevó al fisco a acumular en enero un déficit de ¢62 mil millones.
Este déficit supera en un 352% el que tuvo el país en enero de 2008, que fue de ¢13.763 millones, de acuerdo con las cifras de flujo de caja de Hacienda.
“Los resultados de enero reflejan que aduanas sigue mostrando el mismo comportamiento negativo que ha tenido en meses recientes, como resultado de la menor actividad económica nacional, y por consiguiente de la menor demanda de productos importados”, dijo Zúñiga.
De momento no se conoce cuáles programas se afectarán y en qué grado. Asimismo, el recorte no afectaría a instituciones descentralizadas que disponen de ingresos propios, como por ejemplo el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), Acueductos y Alcantarillados (AyA) y la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS).
“No vamos a ahogar a entidades que tienen su propio ámbito de influencia, ni generar impuestos disfrazados de alzas de tarifas, tasas o cánones”, señaló el Ministro.
A cambio, Hacienda se embarcará en un plan para mejorar la recaudación del impuesto sobre la renta.
El plan se basa en un mecanismo sencillo para cerrar portillos legales que permiten eludir impuestos.
La elusión se refiere a la posibilidad de pagar menos gravámenes o no pagar por medio de vías legales.
Además, la viceministra de Hacienda, Jenny Phillips, explicó que realizarán una revisión de 27 actividades señaladas por la Contraloría para obligar a los contribuyentes, como por ejemplo parqueos, modelos y futbolistas a declarar lo que por ley les correspondería.

Ver comentarios