Enviar
Gobernantes muestran preocupación ante crisis económico que amenaza al mundo
Crisis financiera marcó Asamblea en la ONU

• Autoridades de Naciones Unidas temen que Objetivos de Desarrollo del Milenio se conviertan en una meta inalcanzable

Nueva York
EFE

El impacto que la actual crisis financiera pueda tener en el desarrollo y el sombrío panorama económico presentado por los líderes mundiales dominaron ayer las intervenciones de la apertura de la 63 Asamblea General de la ONU.
“Necesitamos restaurar el orden de los mercados financieros internacionales”, pidió Ban Ki-moom, secretario general de la ONU, a los líderes de los 192 países que asisten a la Asamblea, y admitió que ese desastre económico amenaza todos los avances alcanzados en materia de desarrollo.
Ban señaló a la Asamblea que el mundo se enfrenta “a una crisis financiera global, de energía y de alimentos”, además de la amenaza del cambio climático, y pidió a los asistentes que para superar ese desafío hagan prueba de “liderazgo global”.
La máxima preocupació
n de la ONU es que los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) que prevén llegar a 2015 habiendo reducido a la mitad la pobreza, entre otros aspectos que lastran las economías más débiles, se conviertan en una meta inalcanzable.
El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, en su último discurso ante este foro multilateral, quiso usar un tono tranquilizador y se pronunció a favor de fortalecer a la ONU, con la que ha tenido unas relaciones espinosas, pero que en este momento ve como una institución “más necesaria y de modo más urgente que nunca”.
En cuanto a las turbulencias económicas que se han generado desde su país y que se han extendido entre las economías de los países más ricos, Bush aseguró a los gobernantes mundiales que su país ya ha adoptado “medidas audaces para hacerles frente”.
Prometió que el reciente plan de rescate que ha propuesto el Departamento del Tesoro, valorado en $700 mil millones de dólares, se aprobará “en el marco temporal necesario”.
“Nuestras economías están más estrechamente conectadas que nunca y sé cuántos de ustedes están siguiendo cómo vamos a atajar los problemas en nuestro sistema financiero”, admitió.
Más contundente fue el presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, quien propuso que se sancione a los responsables del desastre financiero y abogó por una “reconstrucción del capitalismo” que impida nuevas situaciones de e
se tipo.
Sarkozy consideró que los países desarrollados “son claramente más responsables (de la actual situación) que los países en desarrollo”, por lo que deben ser las principales potencias económicas las que encuentren una solución.
Estimó, además, que la actual crisis se debe a una “desviación” del capitalismo de la producción hacia la especulación a través de mecanismos como los fondos “hedge funds”, de alto riesgo.
“Sólo medidas decisivas por parte de los gobiernos, en especial en los países donde se ha centrado la crisis, podrán controlar el desorden que se ha apoderado del sector financiero mundial”, afirmó, Luiz Inacio Lula da Silva, presidente de Brasil.
Para el presidente de la Asamblea General de la ONU, el ex canciller nicaragüense Miguel D'Escoto, hay que dejar de lado las declaraciones de buenas intenciones y aplicar “medidas correctoras” y reemplazar el individualismo y el egoísmo dominante por la solidaridad.
“Un pequeño grupo de países toma decisiones basadas en motivos egoístas y los pobres del mundo sufren las consecuencias”, denunció D'Escoto.
Describió, además, un panorama desolador con problemas como las desigualdades, el hambre, la pobreza, la crisis alimentaria, el calentamiento global, el terrorismo o la situación palestina, crisis “creadas por el hombre” y debidas también en parte a la falta de democracia en las Naciones Unidas.
Ver comentarios