Logo La República

Lunes, 19 de noviembre de 2018



GLOBAL


Crisis en EE.UU. preocupa a ministros latinos

| Martes 08 abril, 2008



Crisis en EE.UU. preocupa a ministros latinos

Desaceleración económica podría impactar negativamente los precios de las materias primas

Miami
EFE

Los ministros de Finanzas y Hacienda de América Latina manifestaron ayer su preocupación por los impactos que tendría una desaceleración de Estados Unidos en los precios de las materias primas, una de las principales fuentes de la bonanza económica que vive la región.
Aunque Latinoamérica está mejor preparada para afrontar la embestida de la turbulencia financiera, los principales responsables de las finanzas de la región opinaron, durante la 49 Asamblea Anual del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), que hay razones para empezar a angustiarse.
América Latina tiene ahora una mayor integración con la economía estadounidense y una inestabilidad de Estados Unidos podría afectar a las naciones que más intercambio mantienen con este país.
Una posible caída de los precios internacionales de los productos básicos es otro de los factores que pudieran opacar el optimismo mostrado en cuanto al crecimiento económico de entre 4% y 4,5% para el 2008.
Cerca de dos puntos del 5,6% del crecimiento económico de las siete mayores economías en el último quinquenio son consecuencia de un contexto externo favorable, dijo Luis Alberto Moreno, presidente del BID.
“Nuestras deliberaciones tienen lugar en momentos en que el contexto económico internacional es incierto y que muestra claros signos de desaceleración”, expresó Agustín Carstens, secretario de Hacienda de México, en la segunda plenaria de la asamblea.
Tras asegurar que su país “sorteará el entorno negativo” por las medidas económicas implantadas, pidió al BID jugar un papel proactivo para respaldar las políticas economías que los gobiernos de cada país consideren llevar a cabo, frente al deterioro del contexto internacional.
César Barreto, ministro de Hacienda de Paraguay, dijo a Efe: “Sí tenemos preocupaciones, hay incertidumbre respecto hasta dónde puede llegar el impacto, especialmente por el lado del precio de las materias primas”.
Explicó que en la medida en que se transfiera el efecto de la crisis al mercado de las materias primas “obviamente eso tendrá un impacto general en la región”.
No obstante, afirmó que la mayoría de los países de la región están preparados para soportar un impacto mayor al que se ha registrado hasta ahora porque todas las políticas fiscales son sólidas en todos los países.
“Eso incide en que la política monetaria tenga una capacidad de reacción mucho mayor que en años anteriores”, precisó.
Su colega de República Dominicana, Vicente Bengoa, advirtió de los impactos negativos que tendrían los países del Caribe y de Centroamérica.
“Hay incertidumbre y preocupación por tres factores: la desaceleración de la economía estadounidense, los altos precios del petróleo y las consecuencias de desastres naturales”, dijo.
En el caso de su país afirmó: “República Dominicana siente amenaza con los logros obtenidos”.
En el Caribe y Centroamérica la crisis repercute significativamente en el “desenvolvimiento económico por el alto grado de integración con la economía estadounidense”, agregó.
Óscar Iván Zuluaga, ministro de Hacienda de Colombia, también expresó preocupación.
“Sí, tenemos las preocupaciones que, obviamente, tiene el efecto de una caída en la economía, pero somos razonablemente optimistas de que esto se va a superar y que se están tomando las decisiones que se necesitan”, aseguró.
Preguntado sobre si siente tranquilidad tras escuchar ayer al secretario del Tesoro de Estados Unidos, Henry Paulson, sobre las medidas que ha tomado este país, respondió afirmativamente.
“Uno ve que tienen una visión clara y muy consciente sobre el efecto y el impacto que representa esto para la economía mundial”, declaró a periodistas.
Zuluaga, asimismo, dijo que hasta el momento “Latinoamérica sale bien librada de esta turbulencia externa, por supuesto, cada país tiene sus particularidades”.
“En el caso de Colombia con suficiente anticipación hemos hecho nuestros ajustes en materia de crecimiento económico. Creo que en general es un buen momento para probar que América Latina está mejor preparada. En el caso de Colombia esperamos salir muy bien librados de esta turbulencia externa”, destacó.
Luis Alberto Moreno, por su parte, advirtió de que en una coyuntura de desaceleración “los déficits podrían volver a aflorar y los gobiernos verían reducidas sus opciones de políticas”.
La Asamblea de Gobernadores, integrada por los ministros de Finanzas y de Hacienda de los países miembros del BID, es la máxima autoridad política y administrativa del organismo multilateral.