Enviar
Eventual cancelación de megaproyectos turísticos provocaría una contracción en empresas que concentran sus operaciones en zonas costeras
Crisis acecha apogeo de constructoras

• El cese de puestos de trabajo en el sector se convierte en una de las principales consecuencias de problemas económicos en Estados Unidos

Karen Retana
[email protected]

La zozobra que atraviesan grandes inversionistas de proyectos hoteleros en el país arrastraría también a las firmas constructoras locales, cuyas expectativas de crecimiento podrían evaporarse.
El endurecimiento en las condiciones crediticias y el alza en los materiales para la construcción se convierten en una combinación letal que mella la bonanza del sector.
Si por la víspera se saca el día, algunos constructores vaticinan un panorama desalentador para los próximos meses que se traduciría en la cancelación de obras de gran envergadura, principalmente en zonas costeras.
“En Guanacaste muchas de las grandes construcciones comerciales y turísticas se han detenido”, sostuvo Federico Matamoros, socio de Decisa.
La empresa a su cargo ha visto de cerca el impacto local de l
a crisis ya que muchos inversionistas prefieren desarrollar acorde con lo que pida el mercado.
En los últimos años, Matamoros se ha desempeñado principalmente en Guanacaste liderando suntuosos complejos turísticos y residenciales. No obstante, durante la entrevista telefónica aseguró que probablemente será más frecuente localizarlo en la capital debido a las condiciones actuales del mercado.
A su parecer, el panorama a corto plazo luce poco prometedor en materia laboral, ya que mucha de la mano de obra que se cotizó hasta hace unos meses con salarios costosos podría prescindirse en un futuro cercano, principalmente en zonas costeras, si la economía estadounidense no da un giro de 180 grados.
En ese sentido, construcciones pequeñas como casas individuales o negocios, aún se mantienen, sin embargo muchas obras que dependen de la inversión extranjera se han convertido en las principales víctimas.
En este sentido, desarrolladores de proyectos como Joshua ten Brink, gerente general de Riverside Developers, fue enfático en señalar que el problema de las constructoras se resolverá una vez que la situación bancaria mejore, de lo contrario bajarán las ofertas de residencias y hoteleras lo que se traduce en menos trabajo y menos negocio.
El proyecto a su cargo bajo la marca de la cadena Sonesta Internacional logró capearse del temporal, al asegurar su financiamiento.
No obstante, esta misma fortuna no correrán algunos empresarios constructores cuya operación se enfoca en las costas.
“Las firmas constructoras deberán buscar otros nichos para apalancar la crisis”, sostuvo Rodrigo Altmann, presidente de la Cámara de la Construcción y de la firma constructora Rodrigo Altmann y Asociados.
Desde su óptica muchas empresas se contraerán no solo en su operación sino también en la cantidad de empleos.
La agrupación que dirige aún no realiza estimaciones sobre la cantidad de puestos de trabajo que podrían verse afectados ya que a su parecer es prematuro.
Para Mario Lara, presidente de EDICA, la prioridad a toda costa es mitigar los efectos sobre el sector construcción, ya que de esta actividad dependen no solo las constructoras sino también aquellas que procesan los insumos, las que realizan el transporte de materiales, quienes comercializan las obras y quienes importan.


Ver comentarios