Enviar
Sábado 29 Marzo, 2014

Muchos han confundido la negativa de Solís a anunciar sus puestos en el gabinete como falta de preparación del PAC


Criando pollos en "Ruta de la Alegría "


Con el retiro anticipado de Johnny Araya de la campaña, Solís continuó su "Ruta de la Alegría", que ha recorrido el país dejando a la prensa sin muchas noticias nuevas que cubrir en esta histórica campaña presidencial.
Buscando información para llenar este vacío varios periódicos insistieron en su llamado a Solís para que revele su gabinete, pero esto parece poco prudente y poco probable que él lo haga. He aquí el porqué:
A pesar de que Araya se encuentre en "sabático", la Constitución deja claro que el 6 de abril, si gana el PLN, este se convertirá en el próximo presidente de Costa Rica. Aunque los datos de votación continúan prediciendo una victoria de Solís, en el pasado las encuestas no han demostrado ser un instrumento confiable, y con papeletas desaparecidas y una maquinaria del PLN preparada para salir a votar si no por amor al candidato por el "orgullo" del partido, Solís ha optado por no tomar nada por sentado.
Muchos de los votantes sienten que no necesitan molestarse en votar; que: "Solís va a ganar de todos modos". La apatía de los votantes y el abstencionismo político sembrados en el electorado por la decisión de Araya han creado una situación en la que Solís podría ser elegido Presidente recibiendo el menor porcentaje de votos en la historia de Costa Rica.
Teóricos de la conspiración podrían especular que esta era la intención del PLN cuando "rellenaron a Araya de bolas de naftalina y lo encerraron en el armario". Porque al matar el interés en la elección el presidente Solís estaría debilitado desde el principio sin una gran voto popular.
Solís busca un millón de votos. Así como las multitudes que asisten a sus actos de campaña crecen, el número del que "sacude la mano del futuro presidente" sube, y los "selfies" tomados con don Luis Guillermo estallan en Facebook y Twitter, esto apunta a que el candidato se hace cada vez más cerca de su objetivo.
Cuando empezó esta campaña muchos afirmaron que no sabían quién era el candidato del PAC. Después de meses de apariciones públicas, en enero, en el debate final él miró a la cámara y dijo: "Soy Luis Guillermo Solís y ya me conoce, y le agradezco que el próximo domingo me haga Presidente." Muchos votantes creyeron que le conocían y lo impulsaron a una segunda ronda.
Ahora muchos más votantes se reúnen con él en persona y descubren que les gusta lo que ven en él. Cualquier anuncio sobre nombramientos al gabinete del PAC podría distraer la atención de la campaña de "Ruta de la Alegría" y del papel de Solís como el probable próximo presidente que visita comunidades, besa bebés, toca el güiro, y posa para las fotos de los votantes. Esta es exactamente la clase de atención que Solís quiere en los últimos días de la campaña.
Muchos en la prensa han confundido la negativa de Solís de anunciar sus puestos en el gabinete como falta de preparación del PAC para gobernar, pero esta afirmación es falsa. Cualquiera que haya estado cerca de una campaña electoral sabe que un candidato en la posición de L.G. Solís desde hace mucho tiempo ha comenzado a considerar quienes podrían ser parte de su gobierno.
Que Solís no esté compartiendo esta información y haya logrado evitar que se escape a la prensa demuestra una campaña hábilmente ejecutada, así como el respeto por el proceso democrático. También demuestra que Solís por haber sido criado en Turrialba entiende muy bien que "no hay que contar los pollos antes de que nazcan".

Gary L. Lehring

Associate Professor, Department of Government
Program for the Study of Women and Gender
Smith College