Logo La República

Miércoles, 12 de diciembre de 2018



FORO DE LECTORES


Creer, creer, creer

| Sábado 05 julio, 2008


Creer, creer, creer


Todos en algún momento creemos tener la verdad, la grandeza, el raciocinio, la inteligencia, las fuerzas, el dinero y el control en y de ciertos temas, o en y de la vida. Pensamos que podemos hacerlo todo solos, que no necesitamos que nos digan los errores, porque no tenemos errores, todo lo hacemos bien.
No necesitamos dinero de vez en cuando, ni de nadie que nos explique las cuestiones, porque somos tan inteligentes que ya lo sabemos todo y lo entendemos todo. Todo está bajo nuestro control, todo lo sabemos, todo lo tenemos, todo lo somos y nos comemos el mundo en un solo bocado.
Pensamos que ya somos grandes, no altos, sino grandes; como cuando un niño les dice a sus papás que él puede hacerlo, que ya está grande, que no es un niño, que él es grande.
Pero la vida algunas veces, cuando seguimos pensando de esa manera, nos enseña que no es así. Nos abofetea y enseña con golpes las lecciones que únicamente así podemos aprehender. El mundo, la vida, nos come en un solo mordisco.
Descubrimos así que necesitamos de los demás, que hay otros que saben más y que saben menos que yo; que hay unos muy grandes y otros a los que más bien les tenemos que ayudar a ser grandes.
En el mundo somos más de 6 mil millones de habitantes, y el dinero no lo hace, ni lo crea, ni es todo. El trabajo que soñamos algún día tener y nos esforzamos por conseguirlo no era el que esperábamos luego de tenerlo. Que la vida se conforma por tener aspiraciones y eso es tener vida como lo menciona Ralph Stayer.
Que es mejor escuchar que oír, que es mejor en algunas ocasiones callar que hablar, no hacer nada y descansar, mirar atrás para ver lo recorrido, las enseñanzas, las caídas, las fortalezas y seguir… que el polvo de nuestras rodillas lo podamos sacudir y que somos grandes cuando aprehendemos que los demás nos hacen crecer, nos hacen vivir, nos hacen…

Hasta pronto
Sergio López Murillo
Periodista