Logo La República

Martes, 13 de noviembre de 2018



INVERSIONISTA


Créditos pierden accesibilidad

Redacción La República [email protected] | Lunes 13 octubre, 2008



Créditos pierden accesibilidad

• Costarricenses que adquirieron préstamos en tasas variables empiezan a sentir el impacto de su carrera alcista, mientras que quienes se endeudaron en dólares sienten una ligera tranquilidad

Betzi Villalobos
[email protected]

“Actualmente la situación es muy complicada para mí, claro que he sentido el aumento en la cuota y actualmente debido a la cantidad de deudas que adquirí estoy viendo muy difícil salir de todo; en serio es demasiado triste, pero yo estoy haciendo todo lo posible por pagar al banco”, comentó entre sollozos Lidieth, quien adquirió varias deudas recientemente.
Este es uno de los muchos casos que viven algunos deudores costarricenses que han sentido el impacto de los cambios en las variables económicas durante los últimos meses.
Los créditos “sueltos y alborotados”, que eran motivo de ofertas, anuncios y de visitas a domicilio hace algunos meses, ahora cerraron sus puertas y pierden accesibilidad.
El aumento en las tasas empieza a cobrar factura. Aquellos que se aprovecharon de la devaluación del dólar frente al colón, lo recuerdan con nostalgia y otros hacen malabares para satisfacer el aumento en los requisitos que han solicitado algunas entidades bancarias. Ya no hay créditos para todos.
El problema se origina, entre otras razones, por el aumento en la inflación y la reducción de la liquidez en la economía, lo que ha originado un incremento en las tasas de interés.
“Al subir las tasas se desincentivan el consumo e inversión y se promueve el ahorro, lo que hace que los precios de los bienes y servicios no aumenten. Además el Banco Central al aumentar las tasas busca absorber dinero de la economía y de esta forma evitar que exista más inflación”, comentó Carlos Muñoz, subgerente del Banco de Costa Rica.
Así por ejemplo, mientras la tasa básica pasiva se encontraba el 21 de mayo en un 4,25%, hoy esta se ubica en el 10%.
El incremento se ha hecho sentir en los diferentes tipos de créditos de las entidades bancarias, siendo los de construcción e industrial los que han presentado, en promedio, los mayores aumentos en los últimos meses, con diferencias que superan el 6%.
“Los bancos deben incorporar en sus tasas activas una serie de elementos: el costo del dinero, sus costos administrativos, la pérdida esperada (que se incrementa al subir las tasas, pues la morosidad tiende entonces a aumentar), y un pequeño margen de utilidad. Además, debe considerarse la situación competitiva, y otros indicadores como la suficiencia patrimonial. Todo ello lleva a fijar un precio distinto (más alto) al crédito”, dijo Bernardo Alfaro, subgerente general de riesgos del Banco Nacional.
Al otro lado de la acera aparecen los deudores que se inclinaron por alternativas en dólares y hoy a pesar de que respiran con relativa calma, el cambio en la cotización del dólar también les ha pasado factura en este año.
La variante se debe a que mientras que en enero era posible adquirir un dólar con ¢500,97, a octubre ese mismo dólar le cuesta alrededor de ¢60 más.
Ante estas variantes, ¿es actualmente un buen momento para adquirir un crédito?
Esto dependerá de las condiciones de la persona que desee endeudarse y de cuánto comprometa sus ingresos al adquirir el crédito, de acuerdo con varios economistas consultados.
“Pienso que es mejor esperar a que se estabilicen más las tasas, pero en caso de que una persona necesite realmente ese crédito, lo importante es analizar que sus ingresos no queden completamente reducidos. Hay que tomar en cuenta que las tasas van a subir más y contemplar ese aumento que se podría dar en la cuota”, afirmó Rodolfo Cheves, economista.
Otro aspecto a contemplar es la moneda en la que se desee adquirir el crédito, en este caso el consejo principal es endeudarse en la moneda en la que se reciben los ingresos, porque a pesar de que las tasas son las que más han mostrado cambios en el último mes, afectando los créditos en colones, el riesgo del tipo de cambio no se puede dejar de lado.
“La evolución del tipo de cambio se torna incierta, más si consideramos los eventuales efectos que la crisis financiera internacional pueda tener sobre la economía costarricense. Por ello, lo más aconsejable es que quienes tienen sus ingresos en colones, se endeuden en esa misma moneda, ya que si bien es cierto están expuestos al riesgo de tasa de interés, al menos evitan el riesgo del tipo de cambio”, dijo Guillermo Quesada, gerente general de Bancrédito.