Logo La República

Viernes, 14 de diciembre de 2018



BLOOMBERG


Credibilidad se le escapa a Argentina

| Martes 08 septiembre, 2009



Credibilidad se le escapa a Argentina

Buenos Aires- Argentina está fallando en sus esfuerzos para restaurar la credibilidad en los informes oficiales de inflación, que según los economistas subestiman la tasa real de incremento de precios en más del 50%.
“Seguimos siendo escépticos respecto de mejoras significativas en la transparencia de las estadísticas oficiales”, dijo Daniel Kerner, analista de Eurasia Group de Nueva York. “Si no hay una forma de mostrar que los precios que usan para los cálculos son reales, las dudas continuarán”.
En un intento por restaurar la fe en la precisión de los datos estadísticos, el Gobierno designó a una junta de académicos para revisar los precios de bienes y servicios que integran el índice. El cambio no va a restaurar la credibilidad debido a la decisión de no divulgar al público detalles de la información, dijo Kerner, de 34 años.
La desconfianza de los inversores en los datos sobre inflación, crecimiento económico, producción industrial, desempleo y pobreza es una de las razones por las que exigen un rendimiento extraordinario de 9 puntos porcentuales para poseer deuda argentina en lugar de bonos del Tesoro estadounidense. Tan baja credibilidad también pesa sobre la expansión de la segunda economía de Sudamérica, dijo Javier Paz, economista con sede en Buenos Aires.
“La falta de estadísticas confiables afecta la inversión extranjera, inversiones que el país necesita para volver al sendero del crecimiento económico”, dijo Paz, de 28 años, quien trabaja para la consultora de investigación Ecolatina. “Cuanto menos información la agencia da al público, los analistas cuentan con menos herramientas”.
Economistas y políticos, incluidos el vicepresidente Julio Cobos, de 54 años, y el ex ministro de Economía Roberto Lavagna, de 67, han cuestionado la información sobre inflación desde enero del 2007 cuando el entonces presidente Néstor Kirchner comenzó a introducir cambios de personal en el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC). A Kirchner, de 59 años, lo sucedió su esposa Cristina Fernández de Kirchner en diciembre del 2007.
Ecolatina estima que los precios subieron el 65% desde el 1º de diciembre del 2006 hasta el 31 de julio del 2009 frente al incremento del 20% calculado por el instituto oficial de estadísticas.
El 15 de mayo, Fernández, de 56 años, defendió al INDEC diciendo que estaba “mejor posicionado” para medir la información económica. El 21 de julio, el ministro de Economía Amado Boudou anunció la creación de un panel de académicos universitarios para revisar la metodología de cálculo del instituto.
“La meta es poner fin a los cuestionamientos sobre el instituto”, dijo Boudou, de 46 años, el 31 de agosto.
El portavoz de Fernández, Alfredo Scoccimarro, no respondió los llamados telefónicos de Bloomberg pidiendo un comentario.
El instituto informará el 11 de septiembre que los precios subieron el 0,6% en agosto, según la mediana pronosticada por cinco economistas sondeados por Bloomberg. La estimación de Ecolatina para el mes es de 1,4%, dijo Paz. El índice hace un seguimiento de más de 21.500 precios de 500 bienes y servicios.
En junio del año pasado, el instituto lanzó un índice basado en un sondeo de hábitos de gasto de los consumidores, que puede ser influenciado por variaciones estacionales de precios. El índice hace un seguimiento de 440 productos y servicios, alrededor de la mitad del número de la medición previa.
En un cambio con respecto a las prácticas anteriores, el instituto dejó de dar a conocer los precios de los productos sondeados porque el índice mide variaciones y no precios absolutos, dijo a la prensa Norberto Itzcovich, director de la entidad, el 31 de agosto.
Cualquier informe que dé precios inferiores a los reales aumenta los beneficios del Gobierno al reducir los ajustes sobre los bonos ligados a la inflación. Sobre los $45 mil millones en bonos en circulación al 31 de marzo, cada aumento de un punto porcentual en el índice de precios genera un aumento de $450 millones en el capital a pagar. Tales bonos constituyen alrededor del 33% de la deuda total del Gobierno de $137 mil millones a esa fecha, según la Secretaría de Finanzas.
El legislador opositor Francisco de Narváez dijo que los argentinos han perdido todo respeto por las estadísticas oficiales.
“Se puede engañar a la gente por un tiempo”, dijo de Narváez.