Enviar
Lunes 24 Junio, 2013

En la simplificación de las campañas electorales, nos hemos ido acercando a la mentira. Lo malo es cuando se pretende que la carta sacada de la manga sea legal. ¿Qué crédito merece quien niega lo evidente?


Credibilidad

Zaragoza, España.- Los viejos filósofos afirmaron que la mentira daña más a su autor que al destinatario; ya que violentar la verdad envilece a quien lo hace, aun cuando la primera percepción sea la del beneficio que obtiene el mentiroso.
El tono sube cuando el destinatario de la mentira es la sociedad, ya que la mentira hecha en público adquiere mayor gravedad, al socavar la confianza necesaria en las relaciones sociales.
En la simplificación de las campañas electorales, nos hemos ido acercando a la mentira, nos hemos acostumbrado a escuchar afirmaciones que con el mejor talante podríamos conceptuar como exageradas, y que quizá no puedan llegar a ser calificadas estrictamente de mentiras, ya que nadie es tan ingenuo para creerlas al pie de la letra.
Luego, al poner en práctica el programa si se llega a gobernar, tales afirmaciones se matizarán —donde digo digo, digo diego—, y aun así posiblemente todavía no entraríamos en el terreno de la mentira: ya se sabe que el lenguaje político en campaña tiene algo de críptico, metafórico y quimérico, y que contamos con la exageración de la bondad de la oferta que se nos hace.
Lo malo es cuando se da un paso más y se pretende que la carta sacada de la manga sea legal.
Podemos ser indulgentes con el mentiroso arrepentido, ¿pero qué crédito puede merecer quien niega lo evidente? En último término, la credibilidad tiene su mejor fundamento en lo que se hace, en el testimonio personal, y no en lo que se dice.

Agustín Pérez Cerrada

Foro Independiente de Opinión
(Profesionales en química, medicina, pedagogía, agronomía, ingeniería de caminos, mercantil…)