Creció huida de capital de Argentina
Enviar
Creció huida de capital de Argentina

La huida de capital se aceleró en Argentina en el segundo trimestre luego de que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner endureciera los controles cambiarios y obligara a las empresas a repatriar las ganancias de las exportaciones.
Los inversores retiraron $1.960 millones de la segunda mayor economía de América del Sur entre abril y junio, más que los $1.600 millones de los tres meses anteriores, dijo anoche el banco central en una declaración por correo electrónico.
En 2011, los argentinos sacaron del país $21.500 millones, casi el doble que los $11.400 millones del año anterior, conforme la inflación superaba el 20%. La salida de capital se desaceleró respecto de los $6.100 millones del segundo trimestre de 2011.

Argentina, que está excluida de los mercados de crédito internacionales desde su impago de $95.000 millones de fines de 2001, busca detener la huida de capital y apuntalar las reservas del banco central, que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner usa para financiar el gasto y pagar deuda externa.
Los controles cambiarios, la inflación y una economía que se desacelera han llevado los costos crediticios del país 1.010 puntos básicos por encima de los bonos del Tesoro de los Estados Unidos, la mayor cantidad entre los grandes mercados emergentes, según el índice EMBIG de JPMorgan Chase Co.
“A más medidas para controlar la salida de capital, más incentivos tiene la gente para tratar de sacar dólares (del país)”, dijo Alberto Bernal, jefe de análisis de renta fija de Bulltick Capital Markets en Miami. “A corto plazo, las medidas contribuyen a limitar el flujo saliente, pero eso tiene un costo en lo que respecta a las mayores expectativas a largo plazo de una depreciación de la moneda”.
Desde su reelección en octubre, Fernández, que tiene 59 años, ha dispuesto que las empresas mineras y de energía repatríen las ganancias producto de exportaciones, que las compañías aseguradoras devuelvan las inversiones al país y ha prohibido la mayor parte de las compras de moneda extranjera.
Luego de un pago de deuda de $2.200 millones este mes, las reservas del banco central cayeron la semana pasada a $45.100 millones, mientras que el 17 de mayo eran de $47.600 millones.
El gobierno necesita acumular reservas para poder hacer pagos de deuda de $5.700 millones este año.
Fernández usó $6.600 millones de reservas en 2010 y $7.500 millones en 2011 para pagar deuda.
La inflación anual, que economistas estiman es de 24%, es la más alta de la región, y la incertidumbre respecto de las políticas económicas de Fernández impulsó el aumento de la salida de capital el año pasado, dijo Bernal.
Ante la prohibición de comprar dólares y temiendo una repetición de la conversión forzosa a pesos de los ahorros en dólares de 2002, los argentinos retiraron dinero de depósitos bancarios con denominación en dólares, que cayeron a $9.500 millones el 3 de agosto mientras que eran de $9.950 millones un mes antes, según datos del banco central.
“La gente ve que el dólar está retrasado y anticipa una depreciación del peso, de modo que busca proteger el valor de sus ahorros”, dijo Mario Sotuyo, un economista de la compañía Economía Regiones, que tiene sede en Buenos Aires.

Buenos Aires/Bloomberg

Ver comentarios