Enviar
Viernes 28 Marzo, 2014

El desarrollo de políticas activas en favor del papel hegemónico de las pymes en nuestro país, debería ser parte del plan de desarrollo de las municipalidades


Crecimiento económico con pymes

La creación de micro, pequeñas y medianas empresas tiene un rol preponderante dentro del modelo de crecimiento económico con inclusión social que ha acompañado el proceso de expansión comercial e industrial más importante de la historia económica de los países desarrollados.
Las micro, pequeñas y medianas empresas, son agentes con lógicas, culturas, intereses y un espíritu emprendedor específicos, que constituyen un sector de gran importancia en todos los países, aunque varían en el grado de desarrollo, generación de empleo y distribución de los ingresos.
Está claro que son muchos y muy grandes los retos que se dibujan delante de nuestras micro, pequeñas y medianas empresas, y queda suficientemente demostrado su peso, respecto al valor agregado y su rol progresista en la creación de riqueza en las sociedades.
No obstante, los grandes retos de las pymes en el umbral del siglo XXI en Costa Rica, están relacionados al desarrollo de nuevas técnicas gerenciales, al acceso a las tecnologías de la información (comunicación vía redes, internet/intranet, bases de datos actualizadas) al asociacionismo, a la ampliación de mercados, y se insiste en mejorar el acceso a las fuentes de financiamiento.
Para lograrlo, es necesario que el Estado presente un conjunto de políticas y programas en apoyo a las pymes y a su desarrollo, en todas las etapas de su vida.
Sin duda alguna, las medidas de respaldo deben canalizarse a través de herramientas que permiten a las pymes acceder a créditos para inversión productiva, capacitación de calidad para recursos humanos, aportes no reembolsables para mejorar la gestión empresarial, asistencia técnica y económica para las pymes, y también apoyo a la actividad emprendedora y al desarrollo regional para crear y fortalecer las cadenas de valor.
El objetivo es promocionar iniciativas de desarrollo que generen impacto local y regional, que incrementen las fuentes de empleo, mejoren la base social de conocimiento, y que creen o potencien eslabones de las diferentes cadenas de producción.
La formación de grupos asociativos de pymes o cooperativas impacta positivamente en el desarrollo de las regiones ya que incrementa la competitividad de las firmas agrupadas, generando mayor valor agregado y trabajo, reforzando el tejido productivo.
El desarrollo de políticas activas en favor del papel hegemónico de las pymes en nuestro país, debería ser parte del plan de desarrollo de las municipalidades, para fomentar la creación de empleos y sumarse al esfuerzo y al apoyo de pequeños emprendimientos en beneficio de las comunidades.
Finalmente, las pymes son generadoras netas de empleo, por lo tanto deben ser la base de una nueva planificación económica que vaya más allá a intentar establecer un marco de convergencia real que nos permita mejorar indicadores económicos asociados al PIB per cápita, crecimiento, empleo, y balanza comercial.

Luis Fernando Allen Forbes

Director Ejecutivo
Asociación Salvemos el Río Pacuare
[email protected]