Enviar

Crece violencia sexual en escuelas

201306100849131.acoso-escolar.jpg
El acoso sexual ha tomado fuerza en los últimos años entre niños, como una forma de someter a otros más débiles.

El Patronato Nacional de la Infancia ha recibido 36 denuncias en lo que va del año y ha solicitado el cierre de 60 páginas de Facebook usadas para agredir a menores.

Aunque el matonismo es una realidad desde hace décadas en las aulas del país, la violencia que enfrentan los menores en la actualidad los lleva a la desesperación de sentirse agredidos.

El dato que más alarmó a los docentes es que al menos el 70% de los estudiantes sufre o ha sufrido acoso verbal, físico, cibernético y sexual.

Este último es el que presenta un mayor crecimiento, con el uso de palabras ofensivas y de índole sexual, así como tocar partes íntimas e incluso violaciones en baños de los centros educativos.

En este año se alertó por la dirección regional del Ministerio de Educación en Alajuela, el caso de dos niños de primer grado de escuela donde uno forzó a otro.

Al menos 3.200 personas han denunciado páginas en redes sociales que son ofensivas o violentas contra escolares y colegiales con respecto a este tema.

Reciben 30 mensajes privados a través de redes sociales para consultar en cuáles casos la violencia que sufren los menores se interpreta como acoso.

El acoso puede presentarse de muchas formas y orilla a los más vulnerables, quienes desertan del sistema, caen en depresión.

Los jóvenes mayores de 15 años pueden ser sancionados a través de la Ley Penal Juvenil, en casos de violencia física y sexual, con penas de hasta diez años de cárcel.

Para tratar de solucionar el problema, el Ministerio de Educación en conjunto con el PANI se unieron a la campaña latinoamericana “Basta de bullying, no te quedes callado”, para incentivar a los menores a denunciar a sus acosadores.

Otra de las medidas asumidas por las autoridades es la implementación de protocolos para dar herramientas a los docentes en el manejo de los niños maltratados y los abusadores.

Angie Calvo
[email protected]

Ver comentarios