Crece perspectiva económica del Banco Mundial para el país
Enviar

Crece perspectiva económica del Banco Mundial para el país

201401151015301.PERSPECTIVAS-PAIS.jpg
La nota del Banco Mundial sobre las perspectivas del crecimiento económico de nuestro país crece al ubicarlo en 4,3% para este año y en 4,1% para 2015.
El año pasado la tasa de crecimiento dentro de las perspectivas del organismo internacional fue de 3,4%.

Esto se dio en el marco de las proyecciones internacionales que generó el Banco Mundial hoy, que indicaron que la economía mundial se fortalecería este año gracias, por una parte, al repunte de los países en desarrollo y a que, cinco años después de la crisis financiera mundial, las economías de ingresos altos finalmente parecen estar superando las dificultades.
Uno de los factores que consolida los avances en los países en desarrollo es la aceleración en los países de ingresos altos y el fuerte, sostenido crecimiento de China.
Sin embargo, las perspectivas de crecimiento siguen siendo sensibles a las dificultades que plantea el alza de las tasas de interés global y la potencial volatilidad en los flujos de capital a medida que el Banco de la Reserva Federal de Estados Unidos comienza a retirar su estímulo monetario masivo.
“El crecimiento parece estar fortaleciéndose por igual en los países de ingresos altos y en los en desarrollo, pero se mantienen los riesgos de deterioro de la situación que amenazan la recuperación de la economía mundial", advirtió Jim Yong Kim, presidente del Grupo del Banco Mundial.
Así, el desempeño de las economías avanzadas está cobrando impulso, lo cual a su vez debiera apoyar un crecimiento mayor en las naciones en desarrollo en los meses venideros.
No obstante, para acelerar la reducción de la pobreza, estas últimas deberán adoptar reformas estructurales que promuevan la creación de empleos, fortalezcan los sistemas financieros y refuercen las medidas de protección social, señaló Yong Kim.
Se espera que la expansión del producto interno bruto (PIB) mundial se consolide en 3,2% este año (de 2,4% en 2013), estabilizándose en 3,4% y 3,5% en 2015 y 2016, respectivamente.
Gran parte de la aceleración inicial reflejaría un mayor crecimiento en las economías de ingresos altos.
El crecimiento en los países en desarrollo, aunque más lento de lo esperado previamente, repuntará a 5,3% este año -4,8% en 2013-.
Aunque estas tasas son unos 2,2 puntos porcentuales inferiores al nivel que tenían en el período de auge que precedió a la crisis de 2003-07, no hay motivos para preocuparse por este ritmo algo menor.
Casi toda esta diferencia refleja un enfriamiento de la acelerada e insostenible actividad económica previa a la crisis y muy poco se debe a un menor potencial de crecimiento en las naciones en desarrollo.
Además, incluso este crecimiento más lento representa una mejora sustancial (60%) respecto de los años ochenta y comienzos de los noventa.
La desaceleración del comercio mundial, las condiciones financieras más difíciles y los mercados de productos básicos menos favorables en 2013, han dejado a muchos países de América Latina y el Caribe luchando con un crecimiento relativamente débil.
La demanda interna se ha moderado notoriamente en Brasil, aunque la actividad está comenzando a recuperarse en México y las exportaciones se están recuperando en América Central, en parte gracias a la ampliación del Canal de Panamá.
Se prevé que el crecimiento regional repuntará de 2,9% en 2014, a 3,1% en 2015, antes de acelerarse a 3,7% en 2016.
El fuerte aumento de las exportaciones junto con el incremento estable del consumo deberían impulsar el crecimiento de Brasil a 3,7% en 2016.
Dependiendo de la recuperación de Estados Unidos, se espera que México crezca un 3,4% en 2014, acelerándose a 4,2% en 2016. Los riesgos de deterioro de la situación en la región incluyen un alza descontrolada de las tasas de interés mundial y una disminución brusca, prolongada y profunda de los precios de los productos básicos.

Fabio Parreaguirre
[email protected]
@fabiopLR


Ver comentarios