Enviar
Más de ¢410 mil millones sin uso durante 2011
Crece dinero engavetado

Dinero público sin usar equivale al monto que pretendía recaudar el fallido plan fiscal 

Más de ¢410 mil millones quedaron sin usar en el presupuesto de 2011, monto que se puede comparar con el que pretendía recaudar el fallido plan fiscal.
El problema es que el Gobierno se endeuda para conseguir un dinero que los ministerios en teoría gastarían. Por eso, no tiene sentido presupuestar montos que no serán usados.
Esto significa que inversiones —para mejorar la red vial o la seguridad del país, por ejemplo—, se quedaron sin hacer, a pesar de que el dinero estaba presupuestado.
Esa imposibilidad de gastar el presupuesto aumentó del 5,4% en 2010 al 7,5% en el último año.
Esta situación se podría explicar por la mala planificación de los ministerios al programar su gasto anual; o bien, por los extensos procesos de licitación pública.
Debido a los miles de millones de colones que quedaron engavetados, los diputados de oposición anuncian una revisión con lupa para el presupuesto de 2013.
Su objetivo es recortar aquellos rubros que consideren superfluos y de esta forma, obligar a los ministerios a gastar cada colón de la mejor forma.
Esto, porque sostienen que no tiene sentido programar un gasto tan alto, que a final de cuentas no será utilizado en su totalidad y que repercutirá en la deuda interna.
“Antes de iniciar de lleno la discusión del presupuesto de 2013, hemos acordado hacer un análisis profundo de por qué no se está gastando lo presupuestado. Este análisis podría dar como resultado el recorte de dinero para el otro año”, explicó Víctor Hernández, subjefe de fracción del PAC.
Además de la deficiente ejecución presupuestaria, los opositores se quejan por la inexistencia de un sistema de evaluación de metas por ministerios, el cual ha sido recomendado por la Contraloría.
A finales de agosto se dio a conocer el plan de gastos del próximo año, el cual ascenderá a ¢6,4 billones y que se financiará en buena parte con deuda interna.
La poca flexibilidad del presupuesto motivó a Edgar Ayales, ministro de Hacienda, a pedir a los diputados no recortar el plan de gastos.
Esto, porque el 43% de los gastos para el otro año es fijo, es decir, se encuentra establecido por ley.
En segundo lugar, se presenta la categoría de gastos ineludibles, que incluyen remuneraciones, intereses y pensiones, y que representa un 52% del presupuesto. Finalmente, se incluye la categoría de otros gastos, como la inversión en obra pública.
Ese es uno de los argumentos que manejan los diputados del PLN en la comisión de hacendarios, donde se discutirá hasta noviembre el presupuesto.
“Creo que es necesario hacer un análisis de cada caso particular, pues se podrían estar afectando programas importantes. Por ejemplo, las apelaciones en procesos de licitación hacen que invertir sea muy difícil, pero eso no significa deficiencia, sino que es un asunto de ley”, expresa Sianny Villalobos, diputada del PLN.

Esteban Arrieta
[email protected]


Ver comentarios