Enviar
Presidencia aseguró que ayer pidió al gobierno asiático el permiso “para dar a conocer toda la información” sobre la compra
Crece presión sobre bonos vendidos a China

• Gobierno asegura que fondos se han manejado de manera transparente y que transacción “es beneficiosa”
• Hace más de un año LA REPUBLICA solicitó dicha información, así como los acuerdos pactados en Pekín el 1º de junio de 2007, sin embargo la solicitud fue rechazada

Carlos Jesús Mora
cmorah@larepublica.net

Las recientes presiones para que el Gobierno dé a conocer los pormenores sobre la compra de bonos de deuda por parte de la República Popular de China habrían tenido efecto.
Después de un año de haberse oficializado esta modalidad de cooperación, el mandatario Oscar Arias “solicitará autorización” a su homólogo chino para dar a conocer información sobre la transacción.
“El presidente de la República hoy mismo —ayer— ha hablado con el embajador de China para que él consiga la autorización que hace falta para que ya demos toda la información, aquí no hay nada que no se deba informar y lo vamos a hacer”, dijo el ministro de la Presidencia, Rodrigo Arias ayer, quien además precisó que la compra fue de $150 millones y que dicho monto “entró íntegro a las arcas del Estado”, sin el pago de comisiones a terceros.
Sin embargo, no todos los pormenores se han dado a conocer.
Hace más de un año cuando se oficializaron las relaciones diplomáticas con China, varios sectores insistieron en que dicha información no se circunscribe dentro de lo que se conoce como secreto de Estado, como para que el Ejecutivo la maneje con el hermetismo que ha mantenido hasta hoy.
Ante ello, legisladores y líderes políticos han llevado el tema a la palestra y han insistido con mayor vehemencia en que el Gobierno revele el monto exacto de la transacción relacionada con la compra de bonos, sus condiciones, tasas de interés, plazo para redimir y el agente colocador de la inversión. Asimismo, los intermediarios en la transacción bursátil, pagos por comisiones u honorarios y las obras y servicios en que se invierten los recursos.
“Los aspectos de interés público sobre esa compra, así como sobre la totalidad de la cooperación ofrecida por dicho país, son desconocidos… Nada es más público constitucionalmente que el endeudamiento con otros países”, le dijo Ottón Solís, líder del Partido Acción Ciudadana al presidente Oscar Arias, en una reciente carta en que le solicita esclarecer esta cooperación.
Dicha información debe ser de conocimiento público “por tratarse de un acuerdo entre dos gobiernos, y no por dos empresas privadas, señaló por su parte Jorge Eduardo Sánchez, diputado de la Unidad Social Cristiana (PUSC).
A lo largo de este año el Gobierno ha insistido en que la información no puede revelarse por “seguridad bursátil”, sin embargo ayer Rodrigo Arias cambió su discurso y dijo que la renuencia se debe “básicamente a una diferencia con el gobierno de China”.
Entre tanto, en la Cancillería defienden los mecanismos de “discreción” que hasta el momento se han utilizado.
“Nosotros tuvimos que respetar una disposición del gobierno de China, dentro de cualquier negociación las partes fijan sus cláusulas y se busca un consenso, aquí no hay nada que se esté escondiendo, pero en todo momento hemos sido lo más transparentes que hemos podido”, dijo Christian Guillermet, director de Política Exterior de la Cancillería.
Las explicaciones dadas hasta hoy no satisfacen a diversos sectores en el país que apuntan a un pronto esclarecimiento.
La Sala IV, por su parte, tiene pendiente la resolución de una consulta sobre la legalidad de mantener dicha transacción en secreto.
Incluso el 23 de julio del año anterior LA REPUBLICA solicitó a la Cancillería una fotocopia del documento oficial en donde quedaron establecidas las relaciones diplomáticas entre ambos gobiernos, así como los anexos, compromisos adquiridos y demás documentos pertinentes al establecimiento de relaciones el 11 de junio de 2007 en Pekín.
Nueve días después la solicitud fue rechazada de plano a este medio.
Las relaciones diplomáticas con China han estado marcadas por el hermetismo desde sus inicios, cuando Bruno Stagno y Guillermo Zúñiga, canciller y Ministro de Hacienda, viajaron en secreto a Pekín para firmar el establecimiento de los lazos diplomáticos.
“El mal manejo de la información vinculada a las relaciones diplomáticas con China no viene de ahora, viene desde el mismo día en que se dieron a conocer, pues horas antes del anuncio el presidente Arias desmentía algún viraje con respecto al apoyo a Taiwán”, dijo Carlos Jiménez, analista.


Ver comentarios