Crece desaprobación a Temer en tanto impulsa reformas en Brasil
Michel Temer, presidente de Brasil, durante una entrevista en Nueva York. Bloomberg/La República
Enviar

El nivel de desaprobación al presidente brasileño Michel Temer aumentó según una encuesta de opinión conforme su gobierno impulsa medidas impopulares para controlar el gasto público durante la peor recesión económica de que se tenga registro.

La desaprobación a la gestión de Temer creció al 51,4%, mientras que era del 40,4% en junio, según un sondeo de opinión que publicó la Confederación Nacional de Transporte. La encuesta, que consultó a 2.002 personas y se realizó del 13 al 16 de octubre, indicó que el nivel de aprobación a Temer es de un 31,7%, comparado con el 33,8% en junio, en el marco de un margen de error de más o menos 2,2 puntos porcentuales.
Un total del 16,9% de los consultados dijo que no tenía una opinión formada sobre Temer, menos que el 25,8% que contestó lo mismo en junio.
Si bien al abogado constitucionalista de 76 años le ha costado conseguir el apoyo de los brasileños desde que reemplazó a Dilma Rousseff durante el proceso de juicio político, Temer ha logrado conformar una sólida coalición en el Congreso para la aprobación de leyes que considera necesarias para reducir el déficit presupuestario y hacer que la economía vuelva a crecer. Temer ha dicho que no trata de ser popular y que no planea ser el candidato de su partido en la elección presidencial de 2018.
La encuesta determinó que una incógnita aguarda a los posibles candidatos de 2018 en tanto cada vez son más los brasileños que se alejan de los partidos políticos tradicionales. El expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, del Partido de los Trabajadores, tiene los mejores resultados en las encuestas entre ocho nombres que medios locales mencionan como posibles rivales. De todos modos, solo el 11,4% de los consultados dijo que el exmandatario era su primera opción, mientras que el 58,3% permanece indeciso.
Un 14,6% de los consultados evaluó el gobierno de Temer como bueno o muy bueno, en comparación con el 11,3% en la encuesta de junio. Un 36,1% calificó su gestión de regular y el 36,7% dijo que su gobierno era malo o muy malo, opiniones que habían manifestado un 30,2% y un 28% de los consultados respectivamente en la encuesta anterior.

Ver comentarios