Foto 1
Enviar

Recursos son necesarios para fortalecer las pensionesLa cantidad de aportantes a los fondos voluntarios ha crecido en los últimos meses, lo cual contribuye al fortalecimiento del tercer pilar del sistema de pensiones de los trabajadores.

En el caso de los fondos en colones, durante el mes de abril, un 46% de los 63.451 afiliados al fondo voluntario B aportó para su plan de pensión, de acuerdo con estadísticas de la Superintendencia de Pensiones (SUPEN).

Esta cifra supera el 43,6% de aportantes en el mismo fondo en diciembre del año anterior, y mucho más en comparación con diciembre de 2016, cuando el porcentaje de aportantes fue de un 28%.

A diferencia del afiliado, el aportante es la persona que efectivamente hace un aporte de capital para su fondo de pensión.

En muchos casos, ocurre que una persona abre un fondo de pensión pero no hace aportes periódicos, sino que lo deja para fechas puntuales como la entrega del aguinaldo a fin de año.

Por otra parte, los fondos voluntarios, tanto en dólares o colones, contaban en abril con 151.821 afiliados en diciembre pasado, para un crecimiento del 2,8% con respecto al mismo mes de 2016.

No obstante, la cifra significa apenas un 7,3% del total de las personas que tenían empleo en 2017. El monto asume un fondo voluntario por trabajador, pero se da el caso de personas que cuentan con fondos voluntarios tanto en dólares como en colones, por lo que la cifra de trabajadores con un fondo voluntario es todavía mucho menor.

Una de las razones para el bajo porcentaje de cotizantes en fondos voluntarios es la poca capacidad de ahorro de los costarricenses. Recientemente se dio una incertidumbre ante la posibilidad de que los fondos de pensión tuvieran un impuesto del 15%, situación que haría aún menos atractiva esta figura.

Sin embargo, los fondos voluntarios gozan de una buena rentabilidad histórica (ver recuadro).

El fondo de pensión voluntario fue creado en la Ley de Protección al Trabajador con el fin de fortalecer la pensión que recibirán los trabajadores cuando lleguen a la edad de retiro.

La mayoría de trabajadores que aportan a la seguridad social, reciben por lo menos dos fondos para su pensión. Uno es la pensión de la Caja Costarricense de Seguro Social, cuyo monto representa aproximadamente el 40% o 60% del último salario del cotizante.

Mientras tanto, la pensión del Régimen Obligatorio de Pensiones (ROP) representa alrededor del 15% o el 20% de la pensión total. Es decir, un cotizante recibiría entre un 55% y un máximo del 80% de su último salario con lo que dejaría un importante porcentaje de sus ingresos al descubierto cuando se pensione.

Una pensión voluntaria contribuiría a cubrir dicho faltante, con el fin de que el afiliado pueda tener la tranquilidad de que mantendrá su calidad de vida durante la vejez, sin comprometer a su familia.

Sin embargo, a diferencia de los fondos obligatorios, la persona puede retirar los recursos por anticipado. El requisito es haber cumplido con una permanencia de cinco años y medio y haber realizado 66 aportes.

Alta rentabilidad

A pesar de ser un producto poco atractivo para la población, la rentabilidad real histórica de los fondos voluntarios en las cinco operadoras de pensión que la ofrecen es mayor que la pensión obligatoria y el fondo de capitalización laboral (cifras en porcentaje, corresponden al fondo voluntario B en colones. A diciembre 2017).

Popular Pensiones      6,54
Vida Plena                   6,24
BCR Pensiones           6,22
BAC Pensiones           5,35
BN Vital                       5,24

Fuente: Supen

Ver comentarios