Enviar
Peligra el 80% del empleo que genera anualmente
Costo operativo amenaza permanencia de Del Monte
Solo en banano unas 9 mil personas quedarían cesantes

El aumento en el precio mínimo de la caja de banano local podría ser determinante para que una de las operaciones más importantes de la agroindustria, abandone el país.
La salida de esa firma comercial representaría que 8.750 personas se quedaran sin empleo.
Tal consideración fue hecha por las gerencias de la firma multinacional Del Monte Produce, más específicamente la del banano, tras los golpes que la empresa asegura haber recibido durante el periodo 2010, por las oscilaciones del tipo de cambio y el costo que ello representa a sus finanzas.
Al igual que los demás exportadores que operan en Costa Rica, el principal impacto ha sido en términos de mantener un costo sostenido en colones, al tiempo que los dólares estadounidenses que reciben por los bienes exportados, han ido devaluándose rápidamente.
“Como bien se sabe, en Costa Rica existe un precio mínimo de salida a pagar al productor por la fruta. Actualmente dicho precio mínimo está fijado en US$7,69 por caja de primera calidad.
Dicho precio es fijado a partir de un modelo de costos que debería contemplar los precios de la fruta en el mercado exterior, y no lo hace. El modelo no valora más de allá de lo que pasa una vez que la fruta es despachada en el correspondiente puerto”, aseveró Luis Gómez, director legal y de asuntos corporativos de Del Monte, para Centroamérica, Colombia y Ecuador.
Parte de las valoraciones que ha hecho la firma se basan en los costos operativos que ofrecen países como Honduras, Guatemala, Nicaragua y el mismo Panamá, donde la mano de obra es bastante más barata.
“Pensar en mantener el actual precio mínimo de salida o siquiera valorar un incremento sería completamente inaceptable, ya que terminaría de sacar al país de competencia en relación con los otros de la región. Lo anterior igualmente haría que compañías como la nuestra dejen de comprar fruta a terceros (productores independientes)”, agregó Gómez.
Ante tal anuncio, los productores nacionales valoran con cautela lo que podría acontecer a nivel local.
Si bien lo que representa la operación de la multinacional es importante para el país, también lo es el ajuste que debe hacerse al precio que reciben los productores costarricenses, por cada caja de banano.
“Nosotros fuimos los primeros en alertar sobre el golpe que ha estado propinando el tipo de cambio, a la producción nacional. Precisamente por esa pérdida que hemos estado experimentando los productores locales, no se puede pensar en dejar de ajustar el precio. Además, esta no es la primera vez que escuchamos un anuncio de ese tipo, por parte de las compañías y aquí siguen todas”, expresó Luis Umaña, vicepresidente ejecutivo de la Cámara de Productores Independientes de Banano.
Las condiciones adversas en los mejores mercados de la fruta costarricense y la baja productividad que se ha venido registrando, se suman al lento desempeño de ese gremio durante 2010.
En días pasados, Del Monte verificó el cierre de tres de sus fincas meloneras, con la consecuente eliminación de 2.100 plazas. En adición a lo que dejaría de generar en banano, el total de empleos que suprimiría la multinacional suma un 80% de lo producido anualmente.

Ernesto Villalobos
[email protected]
Ver comentarios