Costarricense logra notable avance en nanotecnología
Enviar
El químico nacional Samuel Stupp desarrolla formas de curar enfermedades
Costarricense logra notable avance en nanotecnología
Proyecto busca formas de curar males de Alzheimer y Parkinson
El químico costarricense Dr. Samuel Stupp desarrolla actualmente en su laboratorio en la Universidad Northwestern, Chicago, Estados Unidos, formas de mejorar la calidad de vida de las personas a través de la bionanotecnología (manipulación de la materia a escala diminuta) en medicina.
Sus proyectos buscan la respuesta para enfermedades degenerativas como el mal de Alzheimer y Parkinson, parálisis por lesiones en la médula espinal, así como ayudar a quienes sufrieron un ataque al corazón o un derrame cerebral a lograr una recuperación más favorable.
Los experimentos ya han sido probados en ratones, en los que se observó en un tratamiento con nanomoléculas que los que estaban paralizados volvieron a caminar, lo que trajo además resultados como mejor estado anímico y mayor expectativa de vida.
El químico es considerado uno de los 15 científicos con mayores posibilidades de cambiar al mundo, y en la ceremonia que lo declaró Doctor Honoris Causa en la Universidad Nacional, comentó con LA REPUBLICA sus trabajos y opiniones.

¿Por qué sus trabajos se enfocan en energía y medicina?

Es un hecho que el petróleo se acabará. Puede ser en cinco años, o dos siglos, pero ya no habrá más.
Por otra parte tenemos el Sol, que en una hora puede dar la misma energía que se utiliza en todo el planeta en un año.
El problema es que las tecnologías para utilizarlo a potenciales altos son muy caras, el reto es aumentar el rendimiento para capturar y usar la energía solar con precios más bajos en vez de generar electricidad a base de petróleo.
Ahí entra la nanotecnología, en la que podemos diseñar productos más eficientes con materiales orgánicos e inorgánicos para optimizar la energía solar y al mismo tiempo cuidar el ambiente.
La medicina también es importante para el desarrollo sostenible, pues vivir 100 años con enfermedades no contribuye a las fuerzas productivas de la sociedad.

¿Cuál es el trabajo que más lo enorgullece?

El “fideo”, un proyecto en el que millones y cuatrillones de nanofibras, que son 10 mil veces más delgadas que un cabello humano, se unen en una misma dirección y toman forma de un milimétrico fideo en el que podemos regenerar el tejido e impulsar a las células a funcionar de nuevo.
También el descubrimiento del “nano hongo”, cuando en un experimento observé que las nanomoléculas tenían la capacidad de autoensamblarse..


¿En qué tratamientos médicos podría aplicarse este “fideo”?

La parálisis luego de algún accidente al tener un trauma en la médula espinal. Para regenerar el corazón después de un infarto, para la diabetes, incluso para problemas relacionados con el cáncer de próstata. Estoy trabajando con un colega en Suecia sobre cómo utilizar el “fideo” como una carretera para reubicar células madre de una parte del cerebro en la que están abundantes a partes en que se necesiten para curar enfermedades como el mal de Parkinson.
También exploramos cómo utilizar el “fideo” para revertir la parálisis en individuos con lesiones crónicas en la médula espinal.

¿Debe el gobierno invertir más en ciencia?

Debe haber más inversión en educación científica en general. Desde la escuela y el colegio. No solo en nanotecnología, sino en muchas otras áreas como la biología o matemática. Veo una gran disposición en la ministra de Ciencia y Tecnología, y creo que tanto este gobierno como el anterior tienen este asunto entre sus prioridades. Costa Rica es un país con recursos naturales privilegiados como el sol. La energía se podría producir en el país e incluso se podría desarrollar para exportarla.

¿Cree que sus proyectos están cambiando al mundo?

Espero que sí. Nos falta mucho camino por recorrer, pero ver la inspiración que está creando en otros, y la ambición de mis estudiantes me trae optimismo. Tengo un grupo de estudiantes que está investigando cómo separar el hidrógeno y el oxígeno del agua para crear un tipo de combustible alternativo, es nuestra investigación para los próximos diez años.

Silvia Pardo
[email protected]

Ver comentarios