Enviar
Sábado 10 Octubre, 2009

Costa Rica un ejemplo a seguir

Hace pocas semanas el nombre de Costa Rica y el de su presidente Dr. Oscar Arias, Premio Nobel de la Paz, dieron la vuelta al mundo por la valentía de la comitiva de Costa Rica, que siguiendo línea del gobierno de la República, abandonaron el recinto de la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas, mientras el Presidente de Irán iniciaba su disertación.
El Presidente de ese régimen fanático de Irán, insiste en proferir un inaceptable discurso de relativización del Holocausto, demonización y deslegitimación del Estado de Israel y descrédito de Occidente, además sus propios ciudadanos son objeto de atropellos a diario, todo, ante la inacción de algunos gobiernos democráticos.
El Dr. Oscar Arias, con gran vehemencia, en su discurso, ante los miembros del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas el pasado jueves 24 de setiembre, denunció a las mayores potencias mundiales sobre el incremento en la carrera armamentística, de algunos de sus miembros y esto, enfatizó, es una amenaza a las más altas aspiraciones de todos nosotros los costarricenses que deseamos la paz.
En estos momentos el mundo está inmerso en conflictos de diversas índole y la mayoría de ellos se deben al irrespeto de la diferencia con el otro y a creer que la verdad la puede construir o destruir una sola persona. Históricamente nuestro país se ha distinguido por sus principios pacifistas y humanistas por lo cual la acción del presidente Arias merece los aplausos y la admiración de la comunidad mundial.
Los costarricenses, tanto los que conformamos la comunidad judía como los que profesan otras religiones, les agradecemos a don Oscar y al Gobierno de la República que, enarbolando la bandera de la justicia, han defendido los derechos inalienables de todos los seres humanos.

Salomón Aizenman P. Presidente del
Centro Israelita Sionista de Costa Rica