Carlos Denton

Carlos Denton

Enviar
Miércoles 21 Julio, 2010


Costa Rica más caro


El costo de la vida para la clase media costarricense es un 12% más caro que para esa misma clase panameña, y ni hablar de los habitantes de los países de la C4, nuestros vecinos en el norte del istmo. El estudio hecho por la CID/Gallup examinó todos los rubros, comida, techo, transporte, ropa, diversión, pago de escuelas y colegios, atención médica, medicinas, y sin excepción costaban más en Costa Rica. Los salarios para la clase media en las dos naciones son similares; esto implica que la vida para los ticos es más apretada, más dura.
Se quiso entender el porqué de la diferencia y se encontró que en la productividad de los panameños no estaba la respuesta. El trabajador de Panamá disfruta de 30 días de vacaciones anuales, comparado con 15 días en Costa Rica. En el segundo se disfrutan de nueve días feriados anuales, mientras que los panameños gozan de 13, incluyendo dos días de independencia —uno de España y otro de Colombia. También hay varios días “puentes” donde descansan los panameños, incluyendo toda una semana en la época del Carnaval. Pero aparte de feriados, los que conocen y pueden comparar la aplicación de los trabajadores de ambos países, saben que el tico es más productivo.
Después de mucha deliberación los analistas de la CID/Gallup llegaron a la conclusión que la explicación de la diferencia en el costo de la vida estriba en las fluctuaciones en el valor de la moneda costarricense. Para el que vende en el mercado nacional, si es racional como creen los economistas, solo le queda una manera de enfrentar la incertidumbre provocada por el sistema imperante; tiene que colocar los precios de sus productos en el punto más elevado del costo del dólar en las bandas establecidas por el Banco Central.
Esto es especialmente cierto para el importador que tiene que pagar por los productos que pretende comerciar hasta seis meses antes de que nuevamente recupera su capital. Si es distribuidor y trabaja con grandes cadenas de supermercados, algunos de estos pagan a 90 y quizás 120 días.
Una moneda que fluctúa no es factor negativo cuando es a menudo posible entender las razones por sus movimientos; las crisis de Grecia, España y Portugal que provocaron la caída del valor del euro, por ejemplo. Este problema fue previsto por varios expertos y asesoraron a sus clientes para que se protegieran comprando “futuros”.
Pero en Costa Rica es difícil entender porque fluctúa el colón; participar en el pequeño mercado nacional de “futuros” es sumamente caro. Mejor es mantener el precio de lo que uno vende al nivel más alto posible y si más bien se fortalece el colón hay más utilidad.
No se puede culpar al empresario participando en el mercado por su comportamiento. Este se está defendiendo racionalmente frente a una situación irracional producida en el Banco Central.
La teoría de los jerarcas es que después de un tiempo la moneda llegará a estabilizarse en un valor relativamente fijo, y como resultado comenzarán a bajar los precios. Es posible que tengan razón, especialmente tomando en cuenta que el plan es de defender a todo costo el piso de las bandas. Pero mientras tanto la clase media costarricense, la base de la estabilidad social y política del país, está pagando el precio de este experimento.

Carlos Denton
[email protected]