Costa Rica inaugura su mayor proyecto: Hidroeléctrica Reventazón
Enviar

Tras seis años de intenso trabajo en que miles de obreros trabajaron con ahínco para completar esta descomunal obra, por fin la Planta Hidroeléctrica Reventazón está en pleno servicio para los costarricenses.

Se trata de una obra colosal, con una represa cuya altura es igual a la de un edificio de 40 pisos, en la que se excavaron túneles con mayor diámetro que el que existe en el cerro Zurquí y donde se colocó la misma cantidad de concreto que se necesitaría para construir una carretera a cuatro carriles entre Liberia y el Aeropuerto Juan Santamaría.

La obra tenía un objetivo y era el de continuar con el cumplimiento de uno de los propósitos para los que fue creado el Instituto Costarricense de Electricidad: generar energía por medio de fuentes limpias y renovables.

La planta tiene capacidad para abastecer 525 mil hogares, lo cual equivale a suministrar electricidad a casi toda la población de la Gran Área Metropolitana.

De esta forma, el ICE estaría garantizándole al país energía limpia por los próximos cinco años, sin tener que utilizar hidrocarburos para asegurar el abastecimiento.

La planta no solo es la mayor hidroeléctrica de la región y la segunda mayor obra de infraestructura de Centroamérica, tras el Canal de Panamá.

Reventazón es también un emblema para decirle al mundo que los costarricenses son capaces de enfrentar grandes proyectos, diseñarlos, construirlos y operarlos.

Es un proyecto que llena de orgullo a una nación y que la hace mirar hacia mayores retos en el futuro.

201609141452520.Recuadro-5b.jpg
201609141452520.Recuadro-5a.jpg