Costa Rica arrebata primeros tres puntos de oro en Trinidad y Tobago
Cristian Bolaños anotó el primer gol que le dio confianza a la Selección en ataque. Archivo/La República
Enviar

La selección nacional visitó a Trinidad y Tobago en el partido inicial de la Hexagonal y en un partido poco vistoso, anotó dos goles y se trajo tres puntos de oro en el camino a Rusia.

“No podemos salir a buscar el partido a lo loco”, dijo Óscar Ramírez antes de viajar a Trinidad y Tobago y en sus palabras se reflejó la manera de jugar el encuentro.

El primer tiempo fue un reflejo de lo que significa un partido Hexagonal. El Machillo con la calculadora en mano y algo temeroso, no se desesperó en buscar el marco rival, y más bien optó por esperar alguna individualidad de los jugadores en ataque, que estuvieron bien escoltados por una muy rígida línea defensiva trinitaria.

Nomás empezando el encuentro, Randall Azofeifa por poco sorprende de tiro libre, su amaestrada pierna derecha colocó el esférico a un costado del marco rival, pero la brújula falló por algunos centímetros.

Aunque la más cerca llegaría al 16’ por las alturas, donde los defensores rivales son más fuertes, pero en esta acción marcaron mal. Dejaron a Matarrita centrar en el borde del área chica y Celso saltó pero su martillazo no se dirigió hacia el marco.


Para la segunda etapa el sentir fue el mismo. Un partido lento, de más choque; pero en la primera que hilvanaron los ticos, llegó la alegría.

Una triangulación entre Bryan Ruiz, Joel Campbell y Cristian Gamboa, terminó con un centro del lateral por la derecha y le quedó solito a Bolaños para controlar el balón, detenerse y darle un empujoncito para sumar el primero en la pizarra al 65’.

Después de la anotación se prendió el encuentro. Faltaba el chispazo para prender la hoguera y tres minutos más tarde, Keylor sacó un balón que se colaba en la esquina inferior de su cabaña.

Inmediatamente en cotragolpe, Joel por poco aumenta la cuenta. Corrió en solitario en busca de su gol, la tuvo, la pensó, la vio, pero su toque no fue el más preciso y rodó por fuera.

Y la fiesta estaba prácticamente montada, pero para prender una vela más, Bolaños nuevamente atacó el costado izquierdo y sirvió en bandeja de plata a Matarrita para poner el 2-0 en tiempo de reposición.

El negocio fue redondo y los tres puntos llegan en la mejor hora. La Sele está un paso más cerca de Rusia.



Ver comentarios