Corrupción: La cruz de Chinchilla
El problema de la corrupción es la deuda pendiente del gobierno de Laura Chinchilla. Marco Monge/La República
Enviar

Principal problema de los costarricenses de cara a las elecciones

Corrupción: La cruz de Chinchilla

Inseguridad ciudadana pasó a quinto lugar en lista de preocupaciones

Luego de pasar dos administraciones con el tema de la inseguridad ciudadana en el ojo del huracán, la presidenta Laura Chinchilla disminuyó ese problema, pero ahora carga con la cruz de la corrupción como la deuda pendiente de su Gobierno.

201311142304170.n44.jpg
La trocha fronteriza, el avión prestado del empresario colombiano con nexos al narcotráfico y otros casos donde se cuestionó a funcionarios de su gabinete han calado en la opinión de los costarricenses.
La corrupción en el Gobierno es el principal problema del país, seguido del preocupante crecimiento en el desempleo, según la última encuesta de CID Gallup para LA REPÚBLICA.
“El concepto de la lucha anticorrupción es la base de cualquier gobierno. En los últimos años, solo se han preocupado por generar legislación al respecto, pero sin ejecutarla”, señaló Rodolfo Piza, candidato del PUSC.
No obstante, los fantasmas de la inseguridad se mantienen, pero ahora figuran en quinto lugar entre los principales problemas, lejos del primero que ostentaba en la percepción ciudadana.
En 2005, a seis meses de finalizar la administración de Abel Pacheco, la violencia y el crimen eran el principal problema que aquejaba a los costarricenses.
Para finales de 2009 la situación no cambiaría: La inseguridad ciudadana seguía en el tope de la problemática nacional, detrás del uso y tráfico de drogas.
“La gente ve con complacencia que ha habido una reducción del crimen y una tendencia a la baja de manera sostenida. Esa mejoría es una buena noticia, pero todavía hay mucho por hacer”, comentó Luis Guillermo Solís, candidato del PAC.
La preocupación por el tema de la corrupción se refleja en una significativa disminución de confianza hacia las instituciones del país, según se desprende del último Barómetro de las Américas, de la Universidad de Vanderbilt.
El Gobierno central, la Asamblea Legislativa y el Poder Judicial son los entes que han perdido mayor credibilidad entre los costarricenses. Otras instituciones públicas del país también se han visto debilitadas en los últimos años.

Luis Fernando Cascante
[email protected]
@La_Republica

Ver comentarios