Logo La República

Sábado, 24 de agosto de 2019



GLOBAL


Corren buenos vientos para la eólica en Brasil

Redacción La República [email protected] | Lunes 06 septiembre, 2010



Corren buenos vientos para la eólica en Brasil

La brasileña Compañía Hidroeléctrica de San Francisco (Chesf) se adjudicó el viernes, en un concurso público al que también concurrieron las españolas Cobra, Cymi y Elecnor, tres concesiones para la construcción de varias líneas de transmisión y subestaciones eléctricas en Brasil, informaron fuentes oficiales.
La Agencia Nacional de Energía Eléctrica (Aneel) precisó en un comunicado que las ofertas de Chesf presentaban un coste medio inferior de un 50,90% y que ese descuento se reflejará en las modalidades tarifarias.
El organismo licitó tres lotes integrados por cinco líneas de transmisión con una extensión total de 501 kilómetros y cuatro subestaciones eléctricas para los que se prevé una inversión de $170 millones y la generación de 2.150 empleos en los estados de Bahía, Ceará y Río Grande do Norte, todos en el nordeste del país.
A la subasta, efectuada en la bolsa de Sao Paulo, se presentaron también la firma brasileña Neoenergía, en la que la española Iberdrola tiene un 39% del capital social y un consorcio en el que participa la portuguesa CME, que logró adjudicarse un proyecto similar el pasado mes de junio, entre otras.
Las instalaciones, que estarán operativas en 2012, están destinadas a conectar centrales eólicas ubicadas en la región nordeste del país con el sistema interconectado central.
El presidente de Aneel, Helvio Guerra, destacó que el resultado de la subasta es un “reflejo de la competición que siempre beneficia a la sociedad”.
La compañía vencedora del concurso es también la empresa que lidera el consorcio adjudicatario de la construcción de la represa de Belo Monte, un controvertido proyecto hidroeléctrico en pleno corazón de la Amazonía que causará el desplazamiento de unas 50 mil personas, según los grupos que se oponen a la construcción.
Cuando esté operativa, la represa de Belo Monte será la tercera mayor hidroeléctrica del mundo, solo detrás de la de Tres Gargantas (China) e Itaipú (Brasil y Paraguay).
La energía eólica se prepara para destacarse entre las renovables con un “crecimiento exponencial” en los próximos años en Brasil gracias a la abrupta rebaja de sus precios, pero tendrá que competir sin más ayudas oficiales, dijeron expertos del sector.
“En estos dos últimos años hemos discutido con el Gobierno el esqueleto contractual que han hecho viable la contratación de casi 4 mil megavatios en este tiempo”, dijo el viernes el presidente de la Asociación Brasileña de Energía Eólica (ABEEólica), Ricardo Simões, en la conferencia “Brazil Windpower 2010”.
En este aspecto, se instauró un sistema flexible que le permite a los parques eólicos cumplir sus metas de generación en un plazo de cuatro años, según detalló el director de la estatal Empresa de Estudios Energéticos (EPE, en portugués), Mauricio Tolmasquim.
Esto contribuyó a estabilizar los ingresos de los parques eólicos en las épocas sin viento y en consecuencia, a reducir los riesgos, el costo de los créditos y el precio del megavatio, según el funcionario.
Tolmasquim explicó que los precios han pasado en dos años de cerca de $150 por megavatio a $76, lo que se consiguió a partir de la primera subasta exclusiva de eólicas, celebrada el pasado noviembre.
Este precio equivale al de las pequeñas centrales hidroeléctricas (PCH) y las térmicas de residuos de caña, consideradas hasta ahora las más baratas de entre las alternativas.

Sao Paulo
EFE