Enviar
Lunes 8 Noviembre, 2010

Correduría de bienes raíces se regularía

Un nuevo proyecto para regular la actividad de la correduría de bienes raíces y los contratos inmobiliarios se tramita en la Asamblea Legislativa bajo el expediente 17595 y con el respaldo de la Unidad Ejecutora de Catastro y Registro. Se le conoce como “Ley reguladora de los contratos inmobiliarios y de la correduría de bienes raíces”.
El plan propone “ordenar” a los Corredores de bienes raíces, y pretende obligarlos a registrarse ante la Dirección General de Tributación y la Unidad de Inteligencia Financiera del Instituto Costarricense sobre Drogas (ICD). Sugiere además reglas claras para el arrendamiento inmobiliario, el fideicomiso, garantías, seguros de títulos, y contempla además una reglamentación para evitar las estafas y el lavado de dinero con propiedades.
Bienvenida esta ley porque el país se moderniza y dignifica una profesión que hasta el momento ha sido vista como una actividad informal, muchas personas todavía llaman al Corredor de bienes raíces “el intermediario”.
Un buen Corredor de bienes raíces es más que eso, conoce muy bien los valores y el mercado inmobiliario, los planes reguladores, las leyes y regulaciones ligadas al negocio de bienes raíces, sabe asesorar al que compra y debe orientar correctamente al propietario que vende, lo cual lo convierte en un asesor idóneo especialmente para todas aquellas personas que no conocen los pormenores de esta actividad tan dinámica.
El negocio de Bienes Raíces en Costa Rica pasó de ser un simple asunto de propietarios y compradores a un negocio de mayor importancia, de contratos sencillos de compra-venta hechos en forma arcaica, a un negocio mas complejo. Los compradores, desarrolladores o inversionistas, así como los dueños de sus propiedades necesitan hoy día mas información, conocimiento y en definitiva una buena asesoría.
Las cámaras de bienes raíces apoyan totalmente este proyecto, Emilia Piza, presidenta de la Asociación de Profesionales Inmobiliarios nos dice que la ley: “Es un claro incentivo para que la legislación se ponga al día con los sistemas internacionales”. Por su parte la Cámara Costarricense de Corredores de Bienes Raíces (CCCBR) se ha manifestado de acuerdo con el proyecto.
Su presidente, Francisco Barquero, ha dicho que: “La ley mejoraría la imagen internacional del país que hoy es conocido como un paraíso fiscal para la legitimación de capitales de dudosa procedencia y como una zona de tránsito de droga”.
Esperamos que la ley una vez aprobada contemple y regule también a todas esas compañías y Corredores extranjeros que han proliferado por todo el territorio nacional, especialmente en las zonas norte, central y sur del país, donde se instalan sin tan siquiera hablar español y sin pagar impuestos.
Toda compañía de Correduría de bienes raíces debería tener al menos a un Corredor nacional debidamente registrado como lo pretende la ley de manera que se garantice la actividad de forma cristalina.

Carlos Vilchez Navamuel
Consultor de Bienes Raíces