Enviar

Todo arriesgado a un modelo cuya solidez y durabilidad dependían de lo que ocurriera con las economías externas, no era acertado. Urge cambiar para volver a generar empleo


Correcto plan productivo

Cambios en el modelo de desarrollo actual para levantar nuevamente la economía, es la propuesta que hacen hoy industriales y bancos, dispuestos los primeros a producir y los segundos a proporcionarles el crédito necesario para que lo hagan.
Costa Rica ha venido apostando a una economía movida por la inversión extranjera directa, ciertas exportaciones, el turismo y la industria instalada en las zonas francas, principalmente.
Es decir, todo arriesgado a un modelo cuya solidez y durabilidad dependían de lo que ocurriera con las economías externas.
Aunque esto haya favorecido a exportadores y a la industria del turismo, dejó por fuera a muchos sectores y además está claro que nunca es bueno cuando se colocan todos los huevos en un mismo tipo de canasta cuya solidez no depende de Costa Rica sino de economías externas.
Finalmente hoy se anuncia que se dará un viraje para dirigirse hacia el consumo interno, que será ahora a lo que se apueste, tal como lo dice una nota de este medio el viernes anterior.
En realidad el consumo interno estaría mejor hoy si el modelo actual no hubiera contribuido a deteriorar tanto a la clase media, como lo hizo, ya que con ello bajó su capacidad de consumo.
Ahora es necesario enmendar errores. La mayor parte de la economía de este país la mueven las pymes, que también fueron perjudicadas.
Se creó un sistema de Banca para el Desarrollo que nunca funcionó porque no adaptó sus requerimientos a las condiciones de las empresas a las cuales debía apoyar. Esto a pesar de que su ley constitutiva se lo manda.
Pero el pasado ya no puede remediarse y lo pertinente es ver la forma de salir adelante.
Tocará al nuevo Gobierno actuar en el sentido adecuado, pero la presente administración puede, si lo desea, avanzar para dejar algunas cosas iniciadas.
Uno de los sectores más perjudicados, el agrícola, es posible que nunca hubiera dejado de mirar hacia el consumo interno, si se lo hubiera preparado debidamente para enfrentar con éxito la apertura comercial con el mundo. Pero las políticas puestas en práctica tendieron a no ayudarle a alcanzar la competitividad que requiere.
Un plan de crédito que asegure que el dinero vaya realmente al sector productivo que más lo necesita, permitirá el crecimiento de muchas pymes y el surgimiento de nuevas, con su correspondiente generación de empleo. Esto comenzará a romper el círculo vicioso que tantos problemas ha traído al país. Esto puede ser una buena respuesta a la crisis económica porque la solución no vendrá de afuera.
 



Ver comentarios