Enviar
Correa trabaja en transición constitucional

“Sí” lidera conteo de votos del referendo constitucional

Quito
EFE

Con un nuevo triunfo electoral bajo el brazo, el presidente ecuatoriano, Rafael Correa, empieza a trabajar en un proceso de transición constitucional, con la mira puesta en los próximos comicios presidenciales.
Los más recientes datos oficiales preliminares del Tribunal Supremo Electoral (TSE) revelan que con el 82,40 de los votos escrutados (32.054 de las 38.901 juntas receptoras del voto), el “sí” lidera la cuenta a nivel nacional con un 64,02%, que representa 3.849.392 votos.
De su lado, el “no” al proyecto de nueva Constitución tiene el 28,14%, es decir 1.691.746 votos, en tanto que los votos nulos suman un 7,17% (430.919) y los votos en blanco 0,68% (40.762), con una abstención promedio del 23%.
Aunque los sondeos oficiosos daban cuenta el domingo de que el “sí” triunfaba sobre el “no” también en Guayaquil, epicentro de la tensión política los últimos días, los datos oficiales preliminares dan cuenta de una ligera ventaja de la segunda opción, sin llegar a la mitad más uno de los votos válidos en ninguno de los casos.
De acuerdo al TSE, cuando se ha escrutado ya el 91,63% de las juntas en Guayaquil, el “no” tiene un 47,01% (506.805 votos), seguido de cerca por el “sí”, con 45,66% (492.230), en tanto que los nulos llegan al 6,83% (73.691) y los blancos al 0,50% (5.421 votos).
El presidente del TSE, Jorge Acosta, espera tener, a más tardar mañana, martes, los resultados totales de la votación, aunque advirtió que aún está rezagado el escrutinio de los votantes en el exterior.
Para el jefe de Estado, los resultados revelan un triunfo contundente de las tesis del Gobierno, uno de cuyos ejes fundamentales ha sido desde la campaña presidencial de 2006 la redacción de una nueva Carta Magna que siente las bases para acabar con lo que él llama “la larga noche neoliberal”.
Correa pidió que ayer que “la elite reflexione y deje avanzar al país en paz”, en una reunión con la prensa extranjera en la que insistió en la necesidad de unidad y diálogo en el país.
Preguntado si se postulará por su movimiento, Alianza País, a las elecciones presidenciales y generales previstas, según la nueva Constitución, para el primer trimestre del próximo año, Correa señaló que está dispuesto a servir a la patria aunque aseguró que no tiene “interés en el poder”.
De todos modos, aclaró que, pese a estar cansado, estará donde se lo pida Alianza País.
Y mientras algunos políticos comienzan ya los cálculos con miras a esos comicios, los llamamientos al diálogo lanzados por Correa comienzan a dar frutos con la ratificación del opositor Jaime Nebot, alcalde de Guayaquil, de su disposición al diálogo si lo invitan.
Un paso adelante en ese sentido dio el presidente de la Asamblea Constituyente en receso, Fernando Cordero, al extenderle la invitación a Nebot para dialogar en Quito y demostrarle que el centralismo, que teme el alcalde, ha quedado “enterrado” con la aprobación de la vigésima Carta Magna del país.
Nebot repitió que respeta el resultado en las urnas pero insistió en que hará respetar “el modelo de desarrollo” de su ciudad y las competencias de los ayuntamientos, sin que ello suponga -dijo- separatismo.
También los indígenas, que antes del referendo, anunciaron un “sí crítico” para el proceso, aseguraron que dialogarán con el Ejecutivo, al que le presentarán nuevas propuestas para el Gobierno.
Representantes de la Iglesia católica, que se oponía a la Carta Magna por considerarla “abortista”, se mostraron abiertos al diálogo si el Gobierno los invita para lograr una conciliación.
Y mientras se suman posiciones al llamamiento al diálogo, la Asamblea Constituyente está a la espera de los resultados oficiales para designar a la Comisión Legislativa que estará al frente del proceso de transición hasta las nuevas elecciones presidenciales y generales.
Ver comentarios