Enviar
• Sin grado de inversión se reduce a menos de la mitad el acceso a circulante
Corporaciones del área deben cuidar liquidez
• Empresas emisoras deben prepararse para bajas de crédito

Los riesgos de refinanciamiento de corto plazo seguirán siendo la principal amenaza para los emisores corporativos en la región. En ese sentido, la liquidez será un factor determinante para la estabilidad de las calificaciones.
Lo anterior es parte del reciente análisis de la calificadora de riesgo Standard & Poor’s (S&P), donde detalla que aunque el desempeño de las entidades latinoamericanas es superior al de las europeas y estadounidenses (en términos de baja o suba de calificación crediticia), en el entorno la confianza de los inversionistas sigue siendo débil.
Los riesgos podrían seguir aumentando junto con los retos de mercado que afrontan las compañías en América Latina para mantener su calidad crediticia en 2013.
“Los emisores que se han preparado para una potencial volatilidad en los mercados —a través de la expansión y diversificación de su mercado, el fortalecimiento de sus balances financieros, la estabilización de la generación de flujo de efectivo, y limitando el riesgo de liquidez— tendrán una mejor posición para hacer frente a las temporadas de turbulencia que podrían llegar en los próximos meses”, detalla S&P.
Para navegar en medio de tal turbulencia, las empresas en la región han estado manteniendo elevadas reservas de efectivo. Desde 2007, el efectivo y las inversiones temporales de corto plazo de las empresas en la región se incrementaron casi un 60% en dólares, una acumulación significativa considerando la apreciación de las monedas locales.
La liquidez de las empresas calificadas en América Latina sumaba $260 mil millones al 31 de diciembre de 2011, lo que representó aproximadamente el 10% de sus activos totales.
Sin embargo, esta fuente de flexibilidad financiera no está disponible de manera homogénea para todas las compañías de la región y depende del sector, del país y de la calidad crediticia.
Los emisores con calificaciones de grado de inversión han acumulado reservas de efectivo a una tasa promedio anual compuesta del 17%, más del doble que la de 2007. Los emisores con calificaciones de grado especulativo también tienen mayores reservas de efectivo que han acumulado a un ritmo mucho más lento, de solamente un 7% anual.



Extracto del análisis de S&P en www.standardandpoors.com/home/es/la


Ver comentarios