Corea del Norte infunde temor armamentista
Soldados surcoreanos hacen ejercicios en Paju, cerca de la zona desmilitarizada que divide a los dos Coreas. AFP/La Republica
Enviar

Barack Obama, indicó ayer en su discurso anual sobre el estado de la Unión que "fortalecerá la defensa de misiles" del país


Corea del Norte infunde temor armamentista

Seúl y Washington prometieron ayer reforzar la capacidad de sus misiles para contrarrestar la "grave amenaza" de Corea del Norte, lo que hace temer una escalada armamentística tras la prueba nuclear realizada ayer por el régimen de Kim Jong-un.
"Hemos desarrollado misiles de crucero con los más altos niveles de precisión y poder destructivo para atacar cualquier objetivo en Corea del Norte en caso necesario", declaró ayer el portavoz del Ministerio de Defensa de Seúl, Kim Min-seok.
En el caso de sus misiles balísticos, cuyo alcance permitido se amplió el pasado octubre de 300 a 800 kilómetros tras un acuerdo con EEUU, el portavoz de Defensa aseguró que Corea del Sur "acelerará el desarrollo" de proyectiles de máximo alcance que abarcarían todo el territorio norcoreano.
Por su parte, el presidente de EEUU, Barack Obama, indicó ayer en su discurso anual sobre el estado de la Unión que "fortalecerá la defensa de misiles" del país y "liderará al mundo en la toma de medidas firmes" en respuesta a las "amenazas" de Corea del Norte.
El posible refuerzo militar de Corea del Sur y EEUU estaría orientado a evitar futuras "provocaciones" del régimen norcoreano, que aludió a la posibilidad de nuevas "medidas de mayor intensidad" si Washington persiste en lo que considera "políticas hostiles" hacia el país comunista.
El Ministerio de Defensa del Sur cree que Corea del Norte podría preparar un nuevo test nuclear y "varios tipos de provocaciones, como un bombardeo de artillería, infiltraciones a través de la frontera y ataques contra instalaciones gubernamentales importantes", según su portavoz.
En todo caso, un día después de la prueba atómica los esfuerzos de Tokio, Washington y Seúl se centran mayoritariamente en analizar la naturaleza de la prueba atómica y hallar indicios sobre la posibilidad de que se repita en un futuro próximo.
Barcos y aviones surcoreanos, así como cazas japoneses, partieron hoy hacia áreas cercanas a Corea del Norte para recoger muestras de aire que permitan determinar datos relevantes sobre la detonación norcoreana.
Una de las incógnitas que Washington, Seúl y Tokio pretenden despejar es si el régimen de Kim Jong-un empleó plutonio en su tercera prueba nuclear, como en las realizadas en 2006 y 2009, o si en su lugar utilizó uranio altamente enriquecido.
Expertos creen que Corea del Norte, que ha admitido que enriquece uranio en sus instalaciones de Yongbyon para un supuesto uso civil, podría haber usado ayer este peligroso material, lo que confirmaría los temores de Seúl y Washington de que el desafiante régimen ha encontrado un nuevo modo de fabricar armas atómicas.

Seúl/EFE

Ver comentarios