Corea del Norte busca explotar sus recursos mineros
Enviar
Corea del Norte busca explotar sus recursos mineros


Tokio- El valor estimado de los recursos minerales de Corea del Norte es de 2,287 billones de wones ($2,47 billones), 24 veces mayor que los de Corea del Sur, según la Cámara de Comercio e Industria surcoreana. Mientras, la economía de Corea del Sur es 35 veces mayor que la del Norte.
La demanda mundial de materias primas para fabricar productos como automóviles, aviones, pantallas planas y teléfonos móviles está elevando los precios de algunos minerales y metales a niveles récord.
También está empujando al empobrecido país comunista a salir de su aislamiento y aprovechar la riqueza potencial que alberga su subsuelo para atraer divisas, comprar bienes de primera necesidad, como combustible, y hacer crecer su economía.

“El que Corea del Norte pueda sobrevivir y reconstruir su economía dependerá de si el Gobierno aprovecha al máximo sus recursos naturales”, dijo Keiji Abe, un experto japonés en historia de la minería norcoreana.
El líder norcoreano, Kim Jong Il, parece estar de acuerdo. “Tenemos que mejorar de forma espectacular el equipamiento de la minería a mayor escala”, dijo a los trabajadores en una de sus llamadas giras de impartición de instrucciones, al visitar en agosto pasado la fábrica de maquinaria extractiva de Tanchon, según la agencia oficial de noticias de Corea del Norte.
De 1910 a 1945, cuando Japón gobernaba la península de Corea, empresas como Mitsubishi, Mitsui y Sumitomo abrieron centenares de minas en el norte de Corea, algunas de ellas con reservas ahora semejantes a las de las mejores minas en otras partes del mundo, según informes geológicos.
“En nuestro país tenemos una gran variedad de reservas minerales, incluso de metales raros utilizados en tecnología avanzada, como zinc, molibdeno, plomo y cobre”, dijo en noviembre Kim Chol Su, vicedirector de la Oficina de Orientación y Desarrollo de la Reserva Nacional de Corea del Norte.
Sesenta y cinco años atrás, Masayasu Nozaki, de 89, trabajó en una mina de tungsteno norcoreana conocida como la Mina del centenar de años.
“Había una ciudad en el valle con todo y un hospital, una barriada de viviendas, escuela, oficina de correos y tiendas”, dijo.
“Coreanos y japoneses trabajaban en tres turnos; y teníamos el suministro necesario de electricidad, de agua y comida, y un buen sistema de transporte”.
Tras décadas de mala gestión económica, ya no es así.
En las minas de magnesita y zinc de los distritos de Tanchon y Komdok, a más de 100 kilómetros de la frontera con China, escasea la electricidad y el transporte, dijo Choi Kyung Soo, jefe de Desarrollo de Recursos Minerales de la Asociación para la Cooperación y el Intercambio entre las dos Coreas.
Exigirá grandes inversiones mejorarlas, dijo Choi que encabezó una delegación de especialistas en minería que visitó el vecino del Norte el año pasado.
La magnesita es un mineral utilizado para fabricar magnesio, un metal ligero que se emplea en las industrias automovilística y aeroespacial y en componentes de equipos electrónicos.
Para atraer esta inversión, Corea del Norte está llevando a cabo un creciente número de proyectos empresariales conjuntos, especialmente con China y Corea del Sur.
“Hay cooperación económica con el Sur en la industria ligera y los recursos minerales, y otros países están interesados en nuestros recursos naturales, además de China”, dijo Kim Chol Su, de la oficina de desarrollo de reservas.
En noviembre, la empresa china importadora de cobre Wanxiang Resources Co. dijo que ayudará a desarrollar la mayor mina de cobre de Corea del Norte, en Hyesan.
En ese mismo mes, el embajador chino Liu Xiaoming dijo en un discurso en la Universidad Kim Il Sung, en Pyongyang, que entre enero y agosto pasados China aprobó 77 inversiones en Corea del Norte valoradas en $380 millones.
Otros países también están interesados. En octubre, una delegación de Singapur encabezada por Lee Khoon Choy, presidente de Eng Sing Lee Investment Pte y ex embajador en Corea del Sur, visitó Corea del Norte y conversó con el primer ministro Kim Yong Il.
Transformar todas estas oportunidades en crecimiento económico dependerá de la capacidad de Corea del Norte para “ganarse la credibilidad y reputación internacionales como socio para los negocios”, dijo Masahiko Nakagawa, analista del Instituto de Economías en Desarrollo, entidad afiliada con el Gobierno japonés, en la ciudad de Chiba.

Ver comentarios