Corea del Norte evade sanciones cambiando nombres de barcos
Enviar

En un momento en que Washington y Seúl tratan de mantener un frente unificado contra Corea del Norte, el caso de dos buques de carga demuestra hasta qué punto el régimen de Kim Jong Un sigue encontrando formas de evadir las sanciones internacionales cada vez más duras destinadas a frenar su programa de armas nucleares.

Ambos barcos sufrieron reiterados cambios de nombre y de propietario, como parte de una artimaña internacional que ha debilitado el número creciente de sanciones promovidas por Estados Unidos y respaldadas por Naciones Unidas. La administración del presidente Donald Trump ha prometido mantener una campaña de “presión máxima” sobre Corea del Norte a pesar de que el presidente surcoreano Moon Jae-in, aliado estadounidense, impulsa una frágil disminución de tensiones iniciada con los Juegos Olímpicos.

Corea del Norte ganó casi $200 millones en los nueve primeros meses del año pasado gracias a exportaciones prohibidas de materias primas, lo cual aportó divisas cruciales al aislado régimen, según un informe confidencial de Naciones Unidas, del que Bloomberg News vio algunas partes. La comisión de expertos que escribió el estudio dijo que el régimen de Kim había enviado carbón a puertos en Rusia, China, Corea del Sur y Vietnam, sirviéndose principalmente de documentación falsa y compañías de fachada que ocultaban el origen del mineral.

Las exportaciones e importaciones prohibidas se transportan en buques con bandera de países de África, el Caribe y Hong Kong. Los barcos sancionados adoptan nuevas banderas, se crean nuevas compañías para ocultar la pertenencia y los navíos obtienen nuevas identidades. Luego navegan por las mismas aguas. Es lo que sucedió con los dos cargueros, el Jin Teng y el Jin Tai 7.

El Jin Teng, sancionado por Estados Unidos en marzo de 2016, pasó a ser Shen Da 8 y posteriormente Hang Yu 1 en noviembre pasado, según Kharon, una firma de Los Ángeles que identifica los riesgos de las sanciones para bancos y empresas. El Jin Tai 7, también sancionado por Estados Unidos en marzo de 2016, cambió su nombre por Sheng Da 6 dos meses más tarde y luego por Bothwin 7 en noviembre pasado. Ambos barcos siguen figurando en la lista de sanciones de Estados Unidos pese a los cambios de nombre.

“Las sanciones contra Corea del Norte son en gran medida gestos simbólicos de desaprobación que no demuestran capacidad para cambiar el comportamiento político de los Kim”, dijo Robert Huish, profesor adjunto en la Dalhousie University de Halifax, Canadá, que monitorea el tráfico naviero del país.


Ver comentarios