Enviar
Copa inició sin Togo
En el primer partido Angola y Malí empataron a 4

Lomé, Togo
EFE

El primer ministro de Togo, Gilbert Houngbo Fossoun, manifestó taxativamente, que la selección nacional no tomará parte en la Copa de África que comenzó en Angola.
"La decisión del Gobierno no ha cambiado, es una decisión meditada y firme desde el viernes. Entendemos el punto de vista de los jugadores, que quieren honrar a sus compañeros caídos, pero sería irresponsable por parte de las autoridades permitir que continúen", dijo a la prensa Houngbo.
Los jugadores de Togo decidieron de madrugada participar en la Copa de África, desafiando a su Gobierno, que manifestó lo contrario.
Los seleccionados aseguraron que era un modo de honrar a sus compañeros caídos en el tiroteo del viernes, que cobró tres víctimas mortales, dos togoleses, el entrenador adjunto y el jefe de prensa de la selección, y uno angoleño, el conductor del autobús.
Volaba la delegación de Togo de vuelta a casa disminuida, frustrada y, naturalmente, triste mientras el Estadio Nacional de Luanda resplandecía a la luz de los fuegos artificiales, bajo cuyos destellos cimbreaban unas gradas abarrotadas de angoleños ansiosos de ver cómo su equipo ganaba a Mali.
Angola, que viene de dejar atrás más de un cuarto de siglo de guerra civil, preparó con celo la ceremonia de inauguración de la Copa, una primera muestra, aunque simbólica, de que el país ha retomado el rumbo de la normalidad.
Vinieron los himnos nacionales, y el pertinente minuto de silencio dispuesto por la Confederación Africana (CAF) en memoria de las víctimas togolesas y el balón comenzó a rodar, sin crespones negros ni nada que se le parezca; ahora era sólo fútbol.
Y sobre el césped, se vio fútbol del que gusta a los espectadores y que odian los entrenadores: ocho goles para un empate a cuatro tras una remontada épica de Mali de la que se acordará durante mucho tiempo la selección de Angola.
El equipo local se fue al descanso con dos goles a favor gracias a cabezazos de Flavio (m.36 y 43). Dos penaltis consecutivos anotados Gilberto y el capitán Manucho pusieron a Angola con un 4-0 cuando quedaban menos de 20 minutos para que finalizase el partido.
Vino entonces lo inexplicable: la épica de los cuatro goles consecutivos de Mali para lograr un empate que rozó la humillación.
El barcelonista Seydou Keita, por dos veces, el sevillista Frederic Kanouté y Mustapha Yattabela batieron en poco más de 20 minutos la meta angoleña, las dos últimas veces en el tiempo de prolongación.
Ver comentarios