Enviar
Copa Davis igualada

Argentina y España se repartieron triunfos en primera jornada

Gaetano Pandolfo y EFE
[email protected]

Mientras David Nalbandian se dio un paseo al frente del desconcentrado tocayo David Ferrer, al ex finalista de la Copa del Café 2005, Juan Martín del Potro le fallaron las piernas ante la raqueta dos española, Feliciano López y así las cosas, Argentina y España se pusieron uno a uno en la final de Copa Davis que se juega en Mar del Plata.
Hoy, en duelo de dobles se define el punto dos que pone al ganador de cara a la conquista de la codiciada “Ensaladera de Plata”.
Un descansado Nalbandian hará pareja con Agustín Calleri, contra Feliciano López y el envidiado novio de Ana Ivanovic, Fernando Verdasco.
Del Potro no aguantó físicamente a López y después de ganar el primer set, el visitante afirmó su juego y ganó dos mangas en los “tie break”. Más tarde una lesión del argentino, que no soportó el trajín de final de temporada, dejó abiertas todas las opciones para Feliciano, que se impuso finalmente 4-6, 7-6 (2), 7-6 (4) y 6-2.
Nalbandian superó a David Ferrer por 6-3, 6-2 y 6-3 en solo una hora y 59 minutos en la caldera en que se convirtió el Polideportivo Islas Malvinas por la presión que ejerció el público sobre los tenistas.
Nalbandian no dio opciones a Ferrer, que salió a la pista con la pólvora mojada y la cabeza en otra parte. El argentino basó su victoria en el invariable quiebre del servicio del español en el cuarto juego de cada manga.
Pero Feliciano López tenía la misión de complicar al bonaerense, de aprovechar sus condiciones para soltarse, de luchar para que la brecha no se ampliara en el marcador y de ganar. Y lo logró.
En el cuarto set, López se puso 3-1, remontó Del Potro y un agudo dolor en la pierna derecha lo liquidó.
El argentino continuó en pista sin ninguna posibilidad y fue fácil presa de Feliciano, que ganó el parcial que le faltaba y devolvió las esperanzas a su equipo. Del Potro forzó la máquina y pagó por ello. El liderazgo del equipo lo tiene Nalbandian, como es costumbre desde 2002, y Argentina depende de él.
Al final el número uno argentino manifestó que pensó que el rival le daría más trabajo: “Ferrer nunca regala nada y contra él hay que jugar muy bien, pasarlo por encima, porque siempre devuelve miles de bolas. Lo que pasó es que hice las cosas bien y todo me salió casi a la perfección”, añadió.
Ferrer expresó: “David me pasó por encima. Me sentí muy inferior a él. Ha sido uno de los partidos en los que peor me he sentido. En ningún momento tuve sensaciones buenas, no tuve fe. No me ha dado opción el rival”, resumió la raqueta uno de España, que sustituyó en ese rango al lesionado Rafael Nadal. 
Ver comentarios