Cooperativas y telcos llevan Internet de fibra óptica fuera de la GAM
“Queremos ser el ejemplo para otras zonas del país de que es posible desarrollar servicios locales sin necesidad de esperar a que lleguen las cosas o las grandes empresas transnacionales”, dijo Noylin Cruz, subgerente de Coopelesca. Gerson Vargas/La República.
Enviar

201607111940220.p6-fibra-rec.jpg
Coopeguanacaste, Coopelesca y Coopesantos son algunas cooperativas que han expandido su oferta de servicio de Internet mediante fibra óptica hasta las comunidades más alejadas del país, a velocidades y costos similares a los que se aplican en el casco central.
En el caso de los guanacastecos, tienen cobertura de fibra óptica en Santa Cruz, Nicoya y Filadelfia y zonas aledañas. Ofrecen velocidades de uno a 100 megabits por segundo al sector residencial, y de un gigabit por segundo a nivel empresarial, con un precio base de ¢5.900. La inversión para tener esta cobertura fue de $12 millones por parte de la cooperativa.

Coopelesca ha comenzado a interconectar los asentamientos campesinos de la zona, lo que ha permitido brindar a los agricultores y ganaderos acceso a Internet para mejorar sus cosechas, consultas de precios de productos y ofrecer sus servicios, entre otros.{l1}ice_lanzo_internet_ultraveloz_en_cartago{/l1}
Se trata de unas 1.200 conexiones de entre dos y cuatro megabits por segundo, algunas de ellas mediante enlaces inalámbricos, debido a la geografía de la zona, en La Fortuna, La Tigra, Pital y Florencia.
Entre las operadoras que ofrecen el servicio, Tigo llega a zonas como Liberia, Santa Cruz, Nicoya, así como la zona costera. En la provincia de Puntarenas, está en Barranca, Quepos, Parrita y alrededores. Cubre Limón centro, Siquirres, Guápiles y Guácimo. En la zona norte brinda el servicio en Ciudad Quesada, Aguas Zarcas, La Fortuna y las comunidades cercanas.
“Coopeguanacaste, R.L. se suma a la estrategia nacional que pretende reducir la brecha digital para universalizar el acceso a los servicios de telecomunicaciones para familias de escasos recursos y en condición de vulnerabilidad”, dijo Gerardo Gutiérrez, vocero de Coopeguanacaste.{l2}telecable_llevara_fibra_optica_hasta_hogares{/l2}
“Tigo invierte anualmente alrededor de $30 millones para mantener y actualizar la infraestructura que le permite brindar servicios empresariales y residenciales a esas zonas. Si bien nuestros servicios de fibra óptica corporativa no se limitan únicamente a estas poblaciones, es donde se concentra la demanda por este tipo de conexión”, explicó Norman Chaves, gerente de Asuntos Corporativos de Tigo Costa Rica.
En el caso de Cartago, la empresa Jasec es la que se encarga de abastecer el servicio al Valle del Guarco, parte del cantón de Oreamuno (San Rafael) y una pequeña zona de Paraíso, en este último cantón se estaba reconstruyendo la red eléctrica, obra ya terminada. Falta cubrir zonas de los cantones de Oreamuno, Alvarado y Paraíso.
Estas expansiones en la cobertura del servicio, se suman a las iniciativas del Gobierno por disminuir las brechas digitales y contribuir al progreso social de esos poblados. En concreto, el programa “Hogares Conectados” es la estrategia por la que el Gobierno apuesta a largo plazo para lograr esta meta.
Esta idea lo que busca es dotar de computadoras y conexión estable y de alta velocidad a los poblados más distantes del país, es desarrollada de la mano del Fondo Nacional de Telecomunicaciones, que asumirá el costo de la infraestructura para llevar esa conexión donde no llegan las cooperativas ni operadoras por considerarlo poco rentable.
Actualmente las condiciones de acceso a Internet en poblados rurales y zonas indígenas se dan mayoritariamente por conexión vía celular, ya que casi un 74% de los habitantes de estos lugares accede a la red por este medio, según datos del INEC. La meta del Gobierno es que para 2018 todas estas comunidades cuenten con conexiones estables.


Ver comentarios