Cooperativas impulsan el sector financiero
Enviar

Las cooperativas de ahorro y crédito se abren paso entre los consumidores financieros de nuestro país.

201609301033050.recuadro.jpg
Ellas pasaron del 2% de los activos del sistema financieros al 12% desde 2005, así como del 2% de las captaciones al 12% en tan solo tres años.

Productos variados, más tecnificados, mejor atención a sus clientes, plataformas transaccionales de seguridad y una mayor presencia a la vista de los consumidores son parte de las acciones positivas de las cooperativas.

Los propios bancos siempre dominan el sector financiero; sin embargo, varias cooperativas en los últimos años han convencido al mercado, de que conforman una opción seria para las captaciones, mientras ofrecen tasas atractivas.

En cuanto a la captación, a pesar de la baja en las tasas de interés en colones en este año, las cooperativas tienden a pagar tasas por los depósitos mejores a las que ofrece la banca, incluso hasta una diferencia del 2% en un certificado de depósito a seis meses plazo.

El miembro de la cooperativa, además recibe dividendos en sus depósitos en una cuenta de ahorro, y lo más importante es que hoy la gran mayoría son abiertas a todo el público, ya no solo a trabajadores de un sector específico como sucedía años atrás.


En lo que a préstamos se refiere, las cooperativas tienden a cobrar tasas por debajo del sistema bancario, siempre y cuando el deudor sea miembro.

En la actualidad las cooperativas son parte integral de las ferias, ya sea de vivienda, vehículos, apoyo a las pymes, entre otras, con una serie de productos variados.

El crecimiento del sector de las cooperativas financieras se debe en parte a la diversificación, así como el desarrollo de las operaciones tecnológicas.

En cuanto a la diversificación, Coopemep pasó de otorgar crédito en un mercado restringido del sector educación, a un mercado abierto para todos los consumidores en este año.

Coopeservidores por su parte ofrece sus servicios a todos los trabajadores del sector privado, en lugar de enfocarse en los burócratas solamente.

Abrirse para atender un público amplio, trajo de la mano la posibilidad de ampliar la oferta de créditos de carácter personal destinados a financiar el consumo o la salud, a incluir préstamos hipotecarios y, en algunos casos, atención a pequeñas y medianas empresas.

El riesgo de invertir en una cooperativa, es que podría enfrentar problemas de morosidad en un ambiente de altas tasas, ya que a veces otorgan préstamos a personas que tendrían dificultades para cancelar las deudas.

Por otro lado, el comportamiento del sector en los últimos años parece haber ganado la confianza del público, y además es un mercado regulado por el Conassif y las superintendencias.

El año pasado el lunar del sistema lo era Coopeaserrí, que fue intervenida por la Sugef tras un proceso de quiebra; sin embargo, se logró un acuerdo donde se le estaría cancelando casi el 100% del principal de los ahorros y el 97% de los asociados.

Aparte de esto, el sector no ha experimentado ningún problema serio desde 1998, cuando la Sugef ordenó el cierre del Banco Federado y Bancoop.

En este momento, hay alrededor de 77 cooperativas dedicadas a la captación de ahorro y el crédito, según el Censo Cooperativo de 2012.

De ellas, 24 son reguladas por la Sugef, ya que las demás son pequeñas y tienen poca intermediación financiera.