Enviar
Sector presta a tasas más bajas que el sistema bancario y con requisitos más flexibles
Cooperativas nadan en recursos para préstamos
Créditos han aumentado en un 16% durante el primer cuatrimestre, en relación al mismo periodo de 2008

Daniel Chacón
[email protected]

La restricción que vive el sector bancario parece no afectar las políticas de los sectores mutual y cooperativo, que aprovechan la mayor flexibilidad que tienen para promocionar sus créditos.
El saldo de préstamos acumulados del sector a abril era de ¢723 mil millones, cifra que representa un 16% más que lo colocado el primer cuatrimestre del año anterior.
Esta situación tiene relevancia especial para líneas como la hipotecaria y consumo, en las cuales el sistema bancario incrementó las tasas o bien las garantías que respaldan el financiamiento.
Las garantías resultan una ventaja comparativa de las cooperativas, que operan con garantía fiduciaria en lugar de prendaria, como ocurre con su contraparte.
Esto significa que mientras que en un banco, la casa o un carro responde como garantía del préstamo, en una cooperativa solo es necesario presentar fiadores.
En el fondeo también tienen fortalezas, como es una tasa de captaciones superior a la pagada por los bancos. Sumado a eso, los aportes de los asociados crean una masa de recursos para atender la demanda.
“Históricamente el 80% de las colocaciones es fiduciario, lo cual resulta más atractivo para el deudor. Si bien ahora somos un poco más precavidos, nuestros préstamos son seguros porque las operaciones las establecemos con personas que conocemos”, dijo Rodolfo Oconitrillo, gerente financiero de Coopemex.
Incluso, a los inversionistas que mantienen recursos en la entidad, les ofrecen una tasa de crédito un 2% mayor que la pagada por el ahorro.
El sector construcción es el que más adolece la falta de financiamiento bancario.
Aunque a nivel gremial se desconoce el impacto que tiene la cartera de colocación de las cooperativas y mutuales en la actividad, la opción de financiamiento para el comprador en sí constituye un alivio para las empresas dedicadas al negocio inmobiliario. En este momento, la tasa activa promedio para un crédito de vivienda es del 15% en la banca estatal y del 20,67% en la banca privada.
Por eso, resulta atractiva la oferta de mutuales, que trabajan las líneas de vivienda para clase media —menos de ¢27 millones— a tasas que van desde el 14,25%.


Ver comentarios