Coopelesca combate brecha digital en Zona Norte
“El proyecto Fonatel no funcionó para la Zona Norte. La gente tiene Whatsapp pero el Internet de velocidad no llega a los centros educativos”, criticó Noilyn Cruz, subgerente general de Coopelesca. Gerson Vargas/La República
Enviar

201602152111470.rec4.jpg
Los habitantes de la Zona Norte ocupan el segundo lugar a nivel nacional en cuanto al acceso a las tecnologías de la información, solo por detrás de San José.
Esto se debe en gran parte al trabajo que ha venido desarrollando Coopelesca, que comenzó a ofrecer los servicios de televisión por suscripción, Internet de banda ancha y servicios empresariales, tras la apertura de las telecomunicaciones en 2008.

Con una inversión aproximada de ¢23 mil millones en los últimos nueve años, la cooperativa compite con las principales telcos del país.
Hoy cuenta con una cobertura superior al 51%, donde brinda acceso de Internet de banda ancha a más de 45 mil hogares, con velocidades desde los dos hasta los 12 megabits por segundo, aunque puede llegar hasta los 100 megabits mediante una red de fibra óptica y cable coaxial bajo el protocolo DOCSIS 3.0.
Es así como incluso ha logrado acuerdos con Tigo —líder en el mercado de televisión pagada e Internet de banda ancha— y con la Transdatelecom —la mayor red de fibra óptica y accesos de datos del país— para ofrecer sus servicios empresariales, así como la atención de averías y mediciones.
“Queremos ser el ejemplo para otras zonas del país de que es posible desarrollar servicios locales sin necesidad de esperar a que lleguen las cosas o las grandes empresas transnacionales”, explicó Noilyn Cruz, subgerente general de Coopelesca.
De igual forma, la cooperativa ha comenzado a interconectar los asentamientos campesinos de la zona, mediante un trabajo conjunto con el Inder, lo que ha permitido brindar a los agricultores y ganaderos de la zona, acceso a Internet para mejorar sus cosechas, consultas de precios de productos y ofrecer sus servicios, entre otros.
Se trata de unas 1.200 conexiones de entre dos y cuatro megabits por segundo, algunos de ellos mediante enlaces inalámbricos, debido a la geografía de la zona, en La Fortuna, La Tigra, Pital y Florencia.
Para este año busca lanzar su red de fibra óptica residencial y para pequeñas empresas, así como llevar los servicios de telecomunicaciones hasta Monterrey y Santa Rosa de Pocosol, las dos únicas zonas que restan por interconectar a su red de telecomunicaciones.
De igual forma, Cruz criticó la forma en que se adjudicaron los proyectos de Fonatel en la Zona Norte, ya que se dieron a empresas de telefonía móvil, cuando lo recomendable hubiera sido llevar el acceso a Internet mediante fibra óptica, según comentó.




 


Ver comentarios