Enviar
Obra traerá beneficio, opina el 86% de entrevistados por CID Gallup
Contundente respaldo a megaterminal
Sindicato mal evaluado por oponerse a proyecto

Es muy positiva la opinión que tiene la población alrededor del plan que promueve la construcción de una megaterminal de contenedores en Moín, Limón.
Contraria es la percepción que existe sobre el sindicato de Japdeva, al que se le cuestiona por su férrea oposición a esa concesión.
El proyecto, otorgado al grupo holandés APM Terminals, contempla la construcción de un muelle de $1.000 millones de inversión, de 1,5 kilómetros de longitud y una profundidad de 16 metros, suficiente para atender tres barcos con capacidad de 10 mil contenedores a la vez.
Actualmente en el muelle de Moín se pueden atender cuatro buques simultáneamente con una capacidad no mayor a 2 mil contenedores.
Casi nueve de cada diez personas que afirmaron conocer el proyecto consideraron que traerá beneficios al país, reveló la última encuesta elaborada por la consultora CID Gallup por encargo de LA REPUBLICA.
La apertura de fuentes de empleo y la alta inversión ofrecida para desarrollar la obra son dos de los puntos altos que postularon los consultados debido al desarrollo que traería tanto a Limón como al resto del país.
Quienes piensan así son personas mayoritariamente con estudios superiores que viven en el conglomerado metropolitano, detalla el estudio de opinión.
La buena impresión que tiene la construcción de la terminal responde al respeto que se hizo de la legislación en el proceso de licitación y a la honestidad con que han trabajado en el país, consignaron en APM Terminals.
El reto para el grupo holandés ahora será explicar las bondades que producirá el puerto “al país entero y no solo a unos” para recuperar la confianza del 14% de la población que no ve el proyecto con buenos ojos, comentó Rogelio Douglas, gerente de la empresa.
“Una inversión de este perfil beneficiaría todo el comercio exterior, atraería nuevas inversiones e impulsaría el perfil del país como lugar judicial y confiable para más comercio y crecimiento”, manifestó Douglas.
Por otro lado, casi el 80% de los ciudadanos consultados cuestiona que la oposición de los dirigentes sindicales de los muelles limonenses responde a intereses personales y para no perder los beneficios que tienen actualmente.
Pero también un porcentaje menor considera que la defensa del sindicato es más bien a favor de los recursos naturales y de las riquezas del país.
En las filas del sindicato niegan que la suya sea una lucha personal, aunque sí reconocen que es a favor de las personas que viven en el Caribe.
En Limón no hay empleo y solo nos quedan los puertos como medio de subsistencia, comentó Ronaldo Blear, líder sindical de Japdeva.
“Lo que defendemos es a la clase trabajadora. El que no defiende la casa es cobarde; defendemos lo que le da sustento a nuestras familias”, agregó Blear.
La buena impresión que tiene la obra, se debe al gran despliegue del Gobierno a favor de ese proyecto, mientras el sindicato no tiene los recursos para acaparar los medios de comunicación en campañas, comentó.
El sindicato ha solicitado la nulidad del contrato ante el Tribunal de lo Contencioso Administrativo tras denunciar que fomenta la creación de un monopolio privado, al otorgarle el 100% del manejo de contenedores a la compañía APM Terminals.
Además cuestiona que el Gobierno no realizó los estudios ambientales por lo que se ponen en riesgo los recursos que hay en el sitio donde se pretende construir el muelle y tampoco cuenta con la viabilidad financiera, por lo que duda de dónde surgió el cobro de una tarifa de $223 por contenedor.
Luego de acoger la demanda, el juez convocó a las dos partes a una audiencia para decidir si establece las medidas cautelares de invalidar el acto de la firma del contrato que suscribieron el Gobierno y el grupo holandés.
El Gobierno firmó el 30 de agosto el contrato para la construcción de la megaterminal mediante el modelo de concesión aduciendo la necesidad de mejorar la competitividad del país en este campo.
Actualmente los muelles ticos están entre los diez más ineficientes del mundo, según el último estudio de competitividad global, del Foro Económico Mundial, justificó Francisco Jiménez, ministro de Obras Públicas y Transportes.
En las condiciones actuales a los muelles de Japdeva les toma 50 horas en descargar un buque con mil contenedores; en el nuevo esa tarea se completaría en 13 horas.
Para lograr este propósito se dispuso construir una isla artificial de 40 hectáreas en el mar, cerca del muelle actual de Moín, que contaría con toda la logística que requieren los buques portacontenedores, como es el caso de 13 grúas y patios para el almacenamiento de los vagones.
La encuesta se realizó entre el 16 y 25 de setiembre y midió la opinión de 1.122 adultos de todo el país.
Las consultas se realizaron de forma aleatoria, tiene un margen de error del 2,8% y una confianza del 95%.

Danny Canales
[email protected]


Ver comentarios