Foto 1
El proyecto para combatir la entrada de capitales de corto plazo ingresó a la corriente legislativa y avanza rápidamente, pero podría afectar a otro tipo de flujos productivos.
Enviar

Persiste oposición al proyecto para gravar flujos externos

¿Controlarán los capitales golondrina?

Medida sería efectiva solo al corto plazo

El proyecto de Ley para controlar la entrada de capitales externos continúa generando dudas en algunos sectores, debido a que sigue sin diferenciar lo que es una inversión de corto plazo (conocida también como capitales golondrina) de las de largo plazo.
“No se diferencian por ejemplo, las inversiones financieras de las inmobiliarias, y aunque todas involucran dólares que ingresan y se convierten en colones las segundas generan empleo y no son de corto plazo”, explicó Patricia Pérez, exbanquera y diputada del Movimiento Libertario.
El proyecto de ley que ya fue aprobado para ingresar al plenario, plantea desincentivar el ingreso de dólares mediante una reducción en los rendimientos de las inversiones usando dos medidas.
La primera es un impuesto del 30% a los rendimientos pagados por inversiones realizadas por no residentes en el país, pero esta medida puede ser fácilmente burlada por extranjeros con la sola creación de una sociedad anónima en suelo tico.
La segunda es un depósito obligatorio (tipo encaje) a los ingresos de capital que vayan a invertirse en títulos valores. Ambas medidas fueron criticadas también por la Universidad de Costa Rica dado que ninguna va enrumbada a bajar las tasas de interés pagadas por las inversiones en colones, las cuales son el imán para atraer estos flujos de capital.
“Estas medidas lo que harán es incentivar el negocio de la banca de maletín, al restringir el crédito en dólares para los locales”, añade Pérez, quien detalló que las observaciones enviadas por la Cámara de Bancos para ser específicos en atacar solo los capitales golondrina no fueron atendidas por la comisión que vio el proyecto.
Otro gran escollo que enfrentará este proyecto es que no se conoce con exactitud cuánto es lo que ingresa por capitales de corto plazo, y de eso cuánto corresponde a capital externo y no a inversiones de los mismo ticos, los cuales impulsados por las altas tasas en colones prefieren repatriar capitales que alguna vez tuvieron en instrumentos en el exterior.

Otras agrupaciones como la Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (UCCAEP) apoyan el proyecto pero señalan que “esta iniciativa no es suficiente”, dijo Jaime Molina, presidente de UCCAEP.
Atacar el déficit fiscal y así bajar las tasas de interés es la solución que esgrime la UCCAEP, para ello se propone transformar el actual impuesto de ventas en uno de Valor Agregado (IVA).
Asimismo se exigen medidas de control y racionalización del gasto público, utilizar la persuasión moral para disminuir las tasas de interés en colones, subastas no competitivas de entidades públicas, entre otras.
Si bien es cierto el poder para controlar los flujos de capitales podría ser útil y bien usado por parte del Banco Central, las dificultades para identificar los fondos, recaudar los cobros y en general hacer efectivo el impuesto apenas están por verse.
Lo cierto es que el solo anuncio de que se piensa implementar esos gravámenes ha mermado las compras de dólares que el ente emisor estuvo haciendo desde setiembre anterior y que se intensificaron con el uso de instrumentos de inversión como los Global Depositary Notes.
El proyecto va a ser discutido en el plenario, y desde ya cuenta con el apoyo oficialista y de la fracción del PAC. La oposición es tibia.

Carolina Acuña
[email protected]

 

Ver comentarios